El cascabel del gato, ¿malo o bueno?

Sabemos que tu gatito se ve hermoso con un cascabel en su cuello, pero ¿has pensado qué tan bueno es para sus oídos? Estas son algunas consideraciones a tener en cuenta.

Tanto en películas como en caricaturas, es común ver a los gatos de casa llevando un sonoro collar con una pequeña campana o cascabel. Tradicionalmente, se ha difundido la idea de que este objeto es encantador para los felinos y de que funciona como una herramienta perfecta para mantenernos al tanto de la ubicación de nuestra curiosa mascota; sin embargo, este aparentemente inofensivo objeto también puede causarle daño a tu peludo.


En primer lugar, el ruido permanente del cascabel, de por sí ubicado muy cerca de sus orejas, podría llegar a afectar su audición. Aunque no se ha comprobado qué tan perjudicial puede resultar para sus oídos, sí se sabe que los gatos tienen este sentido muy desarrollado, y convivir con un sonido constante puede hacerles sentir incómodos y estresados.


En segunda instancia, un cascabel atenta contra su personalidad sigilosa y su instinto cazador. Así nunca salga y solo pueda atrapar pequeños insectos dentro de tu hogar, el sonido de este accesorio estropeará sus estrategias para lograrlo.


Muchos gatos también suelen ponerse nerviosos con el ruido del cascabel. Si tienes felinos en casa, sabes perfectamente que ellos prefieren la tranquilidad, el silencio y la soledad. Es casi obvio que un sonido agudo y casi permanente terminará por molestarlos.


En lugar de poner el cascabel en su correa, puedes optar por coserle uno a su juguete favorito o por comprarle objetos sonoros que disfrute cuando y como quiera. De esta manera será decisión de tu gato divertirse con el curioso ruido y no lo condenarás inconscientemente a aturdirse.  Recuerda que a ti tampoco te gustaría tener un ‘tilín tilín’ continuamente en tus oídos.


¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.