Hitler y Blondie: un amor que terminó en tragedia

La adoración de Hitler era Blondie, su perra pastor alemán, a quien él decidió matar¿Sabes la razón que tuvo para asesinarla? Esta es la historia...

El corazón de Hitler latía fuertemente por Blondie, una perra de raza Pastor Alemán que llegó a su vida en 1941, cuando su hombre de confianza, Martín Bormann, se la obsequió.

El carácter malhumorado de este temido hombre, precursor del partido Nazi, se transformaba cuando estaba al lado de ella. Era tanto el  amor por su mascota que algunos no dudaban en afirmar que la amaba más que a su esposa, Eva Braun.

La persecución que le hicieron sus opositores lo obligó a refugiarse en el bünker de la Cancillería. Sabía que su imperio estaba llegando a su fin y que ya nada podía impedirlo, por eso no dudó en ponerle fin a su vida y a la de sus seres amados.

Para morir escogió tomar pastillas de cianuro, pero antes de que llegara su hora decidió que su amada Blondie las consumiera primero, todo con el fin de que  sus enemigos, aprovecharan su ausencia y maltratar a su fiel amiga.

Nada pudo frenar la muerte de Blondie. Hitler ordenó que luego de su muerte fueran asesinados a balazos los cachorros que tenía  su perra. De esta manera no quedaría rastro alguno de Blondie.  Al día siguiente de la muerte de su amada mascota, el turno fue para el nazi y su esposa. Sus cuerpos desaparecieron y no quedó rastro de esta familia que tenía como esposo y dueño al  Alemán más temido de la historia.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.