¡No más lágrimas!

El lagrimeo constante, tan frecuente en razas blancas como los Poodle o los Bichón Maltés, puede causar una coloración marrón en el pelaje que recubre sus ojos. Aprende cómo prevenirla.

Quizás hayas notado que, pese al baño habitual de tu mascota, el área que recubre sus ojos sigue teniendo una coloración oscura. Esto es debido a una condición común de las razas blancas (como los French Poodle, Bichón Maltés, Bichón Frisé o Chihuahuas) que se conoce como epíforas y consiste en el lagrimeo excesivo que, al secarse, deja un pigmento rojo o marrón en el área periocular. En el mercado existen productos para tratar este tema, pero ¡cuidado! Si esta circunstancia persiste, puede ser síntoma de algo más.

Lo recomendable es hacer una limpieza periódica de las zonas aledañas a los ojitos, con productos que no les causen más irritación y sean adecuados para ellos. Quizás hayas oído de remedios caseros como el Bicarbonato para blanquear esta zona, pero este tipo de sustancias puede empeorar su situación. Lo mejor es consultar con tu veterinario o con los especialistas de la peluquería por los productos adecuados. 4 Patas te recomienda el Brillo Clean Eyes, una solución oftálmica diseñada para la limpieza y humectación de esta zona.

Sin embargo, debes estar pendiente ante cualquier señal de alerta, independiente de la raza de tu perro. Una revisión constante, de todas las áreas de su cuerpo, y un buen cuidado e higiene es lo que marca la diferencia.

Otro tip que puedes seguir para prevenir este mal, es secar adecuadamente su carita después del baño. Con este pequeño pero importante detalle, vas a prevenirle futuras infecciones a tu mejor amigo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.