Conversaciones con un perro

Xiomara Rodríguez es una barranquillera que siente un profundo amor por los animales. Desde los 20 años descubrió que tenía un don: escuchar los pensamientos de las mascotas. Esta es su historia.

No es fácil entender la metodología con la que procede Xiomara cuando se enfrenta a sus pacientes más recurrentes: los perros. “Pero ¿cómo los escuchas? ¿En qué idioma hablan? ¿Qué necesitas para oírlos? Si hay muchos en el mismo espacio, ¿los escuchas a todos?” Ella no deja de sonreír mientras atiende todas las preguntas que surgen en una persona escéptica, para la que este tipo de comunicación resulta casi imposible.

“Se llama comunicación telepática y la puedo sentir desde que tengo 20 años. No ha sido fácil, mucha gente lo cuestiona e incluso te rechaza, pero cuando sabes que en realidad tienes esta sensibilidad, decides contárselo al mundo y escuchar a los animales”, asegura. Cabe resaltar que esto lo hace en el idioma del país al que pertenezca la mascota. Cuando vivía en Estados Unidos, las oía en inglés. En su país natal, en español.

Xiomara cursó ocho semestres de veterinaria en Colombia y decidió radicarse por un tiempo en Estados Unidos para seguir estudiando. Allí tomó diferentes cursos: peluquería de perros, adiestramiento y entrenamiento. Trabajó con perros minusválidos, delfines, animales del zoológico de San Diego y volvió a su país, consciente de su facilidad para escuchar a los animales.

A su regreso conoció al doctor Santiago Rojas, con quien pudo canalizar su talento. Empezó haciendo terapia telepática con personas pero al poco tiempo descubrió que, definitivamente, lo suyo era la comunicación con los animales. 

“Tener este tipo de don no es fácil, necesité de mucho tiempo para aprender a manejar la burla, la sátira, la duda, todo lo que puede surgir en la gente que no cree en lo que hago”.

El amor que profesa por los animales, desde pequeña, ha sido clave para entender su particular relación con ellos. Su papá era ganadero y en su casa siempre tuvo una mascota. La que más recuerda es su perrita Muñeca, una french poodle negra que describe como ‘histérica’ pero que llenaba su hogar de momentos felices. 

Una consulta con Elio 
Elio es un perro italiano que vive en Bogotá. Un basset hound imponente y agradable. Gabriel, su amo, acudió a una consulta con Xiomara para tratar de entender lo que pasa por la mente de su mascota.

La terapia, que tuvo lugar en el parque de un barrio al norte de la capital, empezó con algunas preguntas que ella le formuló al dueño: edad, nombre y lugar de residencia, entre otros. Después vino el contacto físico con el animal. Caricias en las orejas –lo más prominente de la raza– y sonrisas y palabras dirigidas directamente a él.

Lo primero que confesó Elio fue que le aburre quedarse en un mismo sitio durante mucho tiempo. Después comentó que detesta enredarse con las orejas, pero que se enfurece más si su amo se burla de esto. Últimamente no le satisface su alimentación, pues siente hambre después de comer. ¿Un apunte más? No le gusta que le cojan las patas ni que le jalen las orejas.

• ¿Es un perro feliz?- pregunta su amo con ansiedad.
• Sí, es un perro plenamente feliz, responde Xiomara. 

La consulta termina. La ‘Dra. Doolittle colombiana’ –como suelen llamarla– finaliza teniendo una breve conversación con el dueño, en la que intercambia percepciones de la cita y le ayuda a a descifrar e interpretar lo que siente su mascota.

El costo de una consulta es de $150.000 con animales pequeños, como loros, lagartijas, perros y gatos, y de $200.000 con los caballos. Con estos últimos resulta más costoso porque se requiere de un mayor desgaste energético. La cita puede durar entre una hora y una hora y media, y en ocasiones atiende pacientes de urgencia. 

“En todo este trabajo ha sido muy gratificante ver que no he necesitado hacer promoción de mis servicios. La gente ha llegado por el voz a voz, porque salen agradecidos con el tipo de información que les suministro”. Así, mediante telepatía, análisis y reflexiones, Xiomara Rodríguez ha logrado que muchos amos acudan a ella buscando comprender el pensamiento de sus adoradas mascotas.

“Tener este tipo de don no es fácil, necesité de mucho tiempo para aprender a manejar la burla, la sátira, la duda, todo lo que puede surgir en la gente que no cree en lo que hago”, Xiomara Rodríguez. 

¿Quieres ver a Xiomara Rodríguez “en acción” ? Encuentra el detrás de cámaras de la consulta con Elio en la versión iPad de revista 4Patas. 
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.