Una curación distinta

La medicina homeopática, tan popular en los humanos, también se puede aplicar a los perros. Sus tratamientos ofrecen opciones que los animales aceptan fácilmente y sin presión.

La razón por la que la medicina homeopática ha tomado fuerza entre los dueños de mascotas en el país, se debe en gran parte a que no causa molestia alguna en los canes. En su aplicación, no se utilizan inyecciones, ni se les obliga a tomar una pastilla o un remedio desprendido por una jeringa. En su lugar, se utiliza una gota de un medicamento natural que solo necesita tener contacto con la mucosa o la nariz o, inclusive, ser puesta en el agua que se toma el animal.

Una de las principales características de la homeopatía es que “busca tratar todos los males de los animales en un solo medicamento, de origen natural, en lugar de bloquear los síntomas”, explica Ximena Preciado, veterinaria especialista en el tema.

Para la detección de las enfermedades, al igual que la medicina convencional, los veterinarios homeópatas hacen una historia clínica y, además de analizar los síntomas a través de herramientas tradicionales como exámenes de laboratorio, ecografías y rayos X, estudian cómo es su entorno, su personalidad y su comportamiento con los dueños y extraños, pues no busca tratar las dolencias, sino a la mascota.

Por eso, aunque a varios animales se les puede detectar el mismo mal, son tratados con medicamentos diferentes. Esta misma razón lleva a médicos como Preciado a hacer las consultas a domicilio, porque consideran que en el consultorio los animales se reprimen, en cambio en su casa están más cómodos y se manifiestan con más facilidad.

La homeopatía no solo se encarga de la parte física, también puede tratar problemas de comportamiento en perros que han sido maltratados, “lógicamente – dice Preciado– los tratamientos van de la mano del trato de los dueños, porque a veces ellos mismos son quienes bloquean el procedimiento cuando no les dan el medicamento como es, no mejoran las condiciones que están afectando al perro o lo siguen maltratando. Entonces aquí es donde la enfermedad regresa”.

Sin embargo, también aclara que la homeopatía mal manejada puede causar daños o ser ineficiente, pues entonces la enfermedad no evoluciona como es debido y se introduce más en el cuerpo de la mascota.
La homeopatía es utilizada para tratar cualquier tipo de dolencias. Desde una pequeña picadura, hasta lesiones cerebrales. Los remedios tratan las enfermedades desde las causas y buscan que esta culmine todo su ciclo, en lugar de suprimir los síntomas, que es lo que hacen los medicamentos ‘anti’, como los antihistamínicos, antibióticos, antiinflamatorias.

Generalmente esta alternativa medicinal no tiene contraindicaciones, ni tampoco límites de edad. Si se comienza a aplicar en canes jóvenes, como comenta la doctora, “cuando se da la curación se va a tener un perro sano toda la vida”. Mientras que, en los animales de edad avanzada, aunque no se va a llegar a la curación completa, “la homeopatía les puede ayudar a mantener una mejor calidad de vida”.

Por lo general, los propietarios que emplean la medicina homeopática en los animales lo hacen porque ellos mismos la aplican en sus vidas. 
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.