10 señales de que tu perro es nervioso

Como los perros no se pueden comunicar como los humanos, a través de su lenguaje corporal nos demuestran cómo se sienten. Los siguientes son signos de que tienes un perro nervioso.

Ladridos
Cuando tu perro ladra en exceso es un indicio de miedo. Puede ser consecuencia de la presencia de una persona o de un animal que representa algún peligro, temor o inseguridad para tu peludo.

Gemidos y chillidos
Si tu perro gime o chilla frecuentemente puede ser una manifestación nerviosa frente a una situación en particular. Su presentación puede asociarse también a un dolor intenso.

La postura lo dice todo
Si tu perro se encoge, agacha o escabulle es porque está manifestando un temor a algo o a alguien.

Apatía
Cuando un perro se inmuta frente a alguna circunstancia que en condiciones normales lo debería llevar a responder con naturalidad, es síntoma de que hay alguna situación generadora de estrés.

Orejas gachas
Es quizás uno de los signos más clásicos que ponen en evidencia a un perro nervioso.

Cambio de actitud
Cuando llegas a casa y tu perro no te saluda como habitualmente lo hace, es porque algo anormal sucedió. Puede que haya destrozado un cojín, orinado un sofá o simplemente devorado tu cena. Este tipo de comportamientos es habitual en perros nerviosos que tratan de poner en evidencia su estado de ánimo.

Jadeos y lengüetazos
Si tu perro tiene un comportamiento repetitivo caracterizado por jadeo y lamidos de su hocico, esto debe ser interpretado como una clara muestra de temor. Es habitual observarlo en perros cuando se les conduce a cita con su veterinario o a un baño periódico. Lo mejor que puedes hacer en este caso es calmarlo con una caricia y hablar con una voz suave.

Caminar nervioso
Nos pasa a nosotros. Cuando estamos nerviosos caminamos de un lado para el otro para liberar la tensión. Lo mismo sucede con los perros, particularmente en situaciones que les generan temor o estrés.

Perros empalagosos
Este comportamiento es muy común en cachorros, pero también en perros asustadizos que buscan la protección de alguien.

Cambio de apetito
Sucede con frecuencia cuando dejas a tu perro al cuidado de algún extraño o lo envías a una guardería o a un hotel. En un ambiente extraño, que no represente seguridad ni confianza, lo más seguro es que un perro nervioso deje de alimentarse en la frecuencia y la cantidad habituales.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.