Mis primeros dientes

El adecuado cuidado de tu mascota significa la prevención de malestares en su etapa adulta. El adecuado cuidado de tu mascota significa la prevención de malestares en su etapa adulta. Foto: iStock - Katerina Brusnika

Cepillar los dientes de tu cachorro podría garantizarle una mejor salud oral cuando sea mayor. El experto nos cuenta cómo.

Por Santiago Henao Villegas

“Tienes aliento de perro”: esa es la frase que se usa popularmente para advertir el grado de halitosis o de fetidez en boca que puede tener un ser humano. Y, en realidad, la comparación es justa. Pero los trastornos orales caninos no se limitan al mal olor que sale de sus hocicos, también se evidencian en la acumulación de placa y gingivitis, dos problemas que pueden aparecer en ellos aún desde cachorros.

Si tienes un perro de poca edad es propicio que empieces a cepillarle sus dientes como un mecanismo profiláctico o como una manera de prevenir las patologías orales. Una de las preguntas más recurrentes en el consultorio del veterinario es: “Doctor, ¿puedo usar mi pasta de dientes para limpiar la boca de mi perro?”, y la respuesta es un NO rotundo. El flúor de las cremas para humanos es muy lesivo para los caninos. Idealmente, deben usarse dentífricos indicados para perros que pueden adquirirse en las clínicas veterinarias o en las tiendas de mascotas.

En pro de su salud oral, es ideal suministrarles alimentos balanceados y secos en forma de croquetas, a menos que el veterinario dé una indicación distinta. La razón: el alimento blando suele acumularse con mayor frecuencia en los espacios interdentales, lo que produce placa. Así mismo, la comida casera incrementa la halitosis, la gingivitis y el sarro.

Algunas personas piensan que si los cachorros muerden objetos extraños (palos, juguetes, ropa, pedazos de cemento de la pared, entre otros) significa que están haciéndose una autolimpieza de su boca. Sin embargo, este no es necesariamente el caso. También puede tratarse de problemas metabólicos o comportamentales. No es recomendable que le permitas a tu mascota morder objetos, pues elementos como astillas de madera, huesos o clavo podrían atorarse en su cavidad oral.

¿En qué casos debes recurrir al médico veterinario? Cuando haya sangrado en la mucosa oral (especialmente en encías), incremento en la salivación, excesiva halitosis, sarro, piezas dentales en un punto inadecuado, dientes quebrados o flojos, falta de apetito y dificultad para comer sólidos, entre otras causas. Estas son algunas de las principales que nos permitan sospechar que algo no está funcionado en la boca de un cachorro o en su proceso de aprehensión del alimento.

Santiago Henao Villegas, médico veterinario, magíster en Medicina Preventiva y doctor en Bioética. Jefe de Posgrados de la Facultad de Medicina Veterinario y Zootecnia de la Universidad CES.



¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.