¡Siempre listos!

El mejor amigo del hombre es reconocido por sus habilidades y destrezas para servir de apoyo en situaciones de emergencia. Te contamos qué debes hacer para que tu perro esté preparado y pueda ser voluntario en caso de catástrofe.

Por Diana Corzo

Desde hace 17 años, el Centro Canino de la Cruz Roja Colombiana, en su seccional Bogotá y Cundinamarca, contribuye a la tenencia responsable de animales y al adiestramiento de mascotas para una sana convivencia. Pero, además, es un semillero de rescatistas de cuatro patas, pues entrena grupos de perros para que participen como voluntarios en tareas humanitarias, como por ejemplo operaciones de búsqueda y rescate como sismos y deslizamientos, y trabajos con la comunidad.

4Patas habló con Gladys Rátiva, coordinadora del Centro Canino de la Cruz Roja Colombiana, para conocer los pasos que debe seguir una persona que desea poner a su mascota al servicio de los demás. Y es que aunque tu perro no tenga ningún tipo de entrenamiento y esté acostumbrado a la buena vida del hogar, tiene todo el potencial y la posibilidad de capacitarse para ayudar.


Foto: Clara Moreno.

Te recomendamos leer: Cómo deberías educar a un “perro potencialmente peligroso”.

Cómo entrenar a tu mascota

  1. Acércate a las instalaciones del Centro Canino y realiza la inscripción de tu mascota para su adiestramiento.
  1. Antes de ingresar a un voluntariado, todos los perros deben pasar por un programa de obediencia básica en el que aprenden, junto a su amo, comandos importantes para su comportamiento y sociabilidad. Se trata de cuatro niveles de entrenamiento básico y dos de avanzado, de cinco sesiones cada uno.
  1. Si tu mascota es menor de seis meses, la escuela de cachorros es el espacio adecuado y controlado para que desarrolle sus habilidades motrices. Allí se trabajan temas como el control de esfínteres y el manejo de conductas destructivas.
  1. Una vez culminado este proceso —si tu perro tiene un buen desempeño y tú, como amo, cuentas con tiempo disponible e interés—, ambos pueden ingresar a los semilleros de la Cruz Roja que apoyan la unidad de Búsqueda y Rescate (K-SAR) y el programa Rescatando Sonrisas, que ofrece apoyo psicosocial en las comunidades.
  1. Si deseas continuar con la formación de tu perro como rescatista, debes ingresarlo a una modalidad deportiva para que desarrolle habilidades de búsqueda y rescate. De entre este grupo, la Cruz Roja selecciona a aquellos que tienen el perfil para apoyar en situaciones de emergencia y catástrofes; eso sí, siempre y cuando el amo también desee comprometerse con la labor.


Foto: Clara Moreno.

La historia de Pirry

Luis Miguel González está convencido de que Pirry, un perro labrador que lo acompañó en situaciones tan extremas como el rescate de víctimas del terremoto de Haití, nació con la misión de salvar y cambiar vidas.

Desde el momento en que lo recibió, quiso que su mascota aprendiera a obedecerle, por lo que buscó el Centro Canino de la Cruz Roja Colombiana para entrenarlo. El labrador aprendió rápidamente y pronto se perfiló como un excelente candidato para convertirse en rescatista, un reto que su amo enfrentó con todo el compromiso y la disposición hasta que ambos se convirtieron en voluntarios.

“Pirry me trajo a la Cruz Roja y me hizo cambiar mi visión hacia la vida, hacia los seres humanos y también hacia los animales”, asegura. Tras 10 años de aprendizaje junto a su fiel compañero, ahora Luis Miguel es el amo de un pastor alemán que ya comenzó su formación en obediencia básica y que pronto estará sirviendo, tal como lo hizo su hermano, Pirry.

Conoce más sobre el entrenamiento canino con: Perros de protección, entrenados específicamente para defender tu vida.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.