Un perro para tu hijo, consejos de un pediatra experto

Un perro puede ayudarles a tus hijos en el desarrollo de la sociabilidad. Un perro puede ayudarles a tus hijos en el desarrollo de la sociabilidad. Foto: iStock

Elegir una mascota no es una decisión que se deba tomar a la ligera, y mucho menos si es para un niño. Aquí, los consejos de un pediatra experto.

Por Daniel Toro Ávila, médico pediatra de la Fundación Santa Fe.

“Mamá, ¿puedo tener un Jonás conmigo?”, preguntó Catalina, de cuatro años de edad, el día en que conoció a un golden retriever que llevaba ese nombre y que había sido entrenado para asistir a niños en condiciones especiales. Desde ese momento, la pequeña manifiesta querer tener un perro con ella y ahora que se acerca el fin de año es su mayor deseo para Navidad. Tanto, que ya preparó la carta al Niño Dios en la cual pintó un círculo con cuatro patas y una cola, rodeado de una gran sonrisa y abrazado a lo que parece ser una niña.

Esta misma petición es la que muchos padres deben enfrentar durante los primeros años de sus hijos. Varios de ellos llegan a mi consultorio con preguntas como: “¿le puedo regalar un perro a mi niño?”, “¿es seguro tener un animal que bota pelos, si Jacobo sufre de asma?”, “¿le ayudará a Mariana tener un perrito para que mejore su genio?”, “¿qué raza me recomienda para Joaquín?”, “¿le pueden dar infecciones a Pietra si está todo el tiempo abrazando a su mascota?”. Estas, entre otras, son las dudas a las que me enfrento día a día en mi consulta.

Daniel Toro Ávila y su perro Jonás.
Daniel Toro Ávila y su perro Jonás. Foto: Clara Moreno.

Yo, siendo un amante de los canes y el dueño de Jonás —un perro que llegó a mi vida en un momento de duelo y que pronto se convirtió en mi acompañante de terapias asistidas con animales—, empiezo respondiendo lo siguiente: ¿Están dispuestos a tener a otro integrante en la familia?

Actualmente, cuatro de cada diez niños comienzan la vida en una familia con una mascota doméstica y hasta el 90 por ciento vive con un animal en algún momento de su infancia, según el doctor Gail F. Melson, especialista en entender la conexión entre los animales y los más chicos.

La decisión de adquirir un perro para tus hijos parte del hecho de qué tan responsable serás con el nuevo miembro de la familia. ¿Estás dispuesto a entender que un cachorro requiere de tu atención? Si decides tenerlo, debes recordar que ese peludo se convertirá en un animal grande y fuerte que estará con la familia aproximadamente 15 años, dependiendo de la raza y de los cuidados que tengas con él.

Previo a elegir una mascota para tus hijos, debes evaluar la cantidad y calidad de tiempo que puedes dedicarle, el espacio de tu casa y el costo de los gastos de su cuidado, de la alimentación y de las visitas al veterinario. Porque, sí señores, el nuevo integrante necesitará también un buen médico.

Una vez has considerado todos estos aspectos, debes tener en cuenta algunas contraindicaciones frente a las cuales es preferible que consultes a tu pediatra:

  1. Si tu hijo es inmunosuprimido (padece de cáncer, lupus o fibrosis quística, entre otras enfermedades) o algún miembro de la familia lo es.
  2. Si tu hijo sufre de asma severa o de alergia severa en la piel.
  3. Si sufre de alergias específicas al animal.
  4. Si le tiene fobia a los animales.
  5. Si es un niño con traqueostomía o dispositivos médicos invasivos.

Estas son las 10 cosas que debes saber si vas a escoger un perro pequeño.

¿Cuál es el perro ideal?

Si adoptas una mascota y tu hijo es aún muy pequeño, no se recomiendan perros de razas grandes ya que tienen demasiada fuerza y podrían ocasionar accidentes involuntarios. Los niños tímidos o introvertidos pueden ser compatibles con una raza que no necesite de entretenimiento constante, mientras que los más sociables pueden ser compatibles con razas que los sigan todo el tiempo adonde vayan, como el labrador, el collie, el bóxer, el golden retriever o el pastor alemán. Si tienes una casa grande, puedes aventurarte con el san Bernardo, siempre y cuando el niño ya esté dando sus primeros pasos o caminando.

En general, un perro le puede ayudar a tus hijos en:

  • El desarrollo de la sociabilidad.
  • La mejora de la autoestima.
  • La mejora de las emociones.
  • Generar responsabilidad y sentido de pertenencia.
  • Incentivar la actividad física.
  • Acompañarlo en situaciones especiales como el autismo o las enfermedades musculares y el cáncer, entre otras.
  • Ayudar al aprendizaje.
  • Fortalecer la crianza.
  • Mantenerlo saludable.

En caso de que lo estés considerando, te recomendamos: Adoptar o comprar, ¿qué es mejor?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.