Instagram @benbencatcat Instagram @benbencatcat

“El gato más triste del mundo” fue adoptado y así va su transformación

Nadie lo quería adoptar por sus tratamientos médicos, así que los veterinarios optaron por la eutanasia, hasta que una señora decidió darle una nueva vida.

Para muchos animales de la calle su única esperanza de tener una vida mejor es la adopción; sin embargo, las personas rechazan a aquellos que tienen alguna discapacidad o cuando ya son adultos.

Ben Ben es un gato que llegó a un refugio sin ninguna esperanza de vida,  a tal punto que los encargados del lugar habían decidido que la mejor opción para este animal era la eutanasia. El diagnostico se hizo porque tenía múltiples heridas de gravedad en la espina dorsal, una oreja mutilada y otras lesiones que al parecer habían sido causadas por el ataque de un animal salvaje.

Te recomendamos leer: Ventajas de adoptar a un gato anciano

En realidad su nombre es Benjamin Button, pero en el refugio le colocaron el apodo de Ben Ben “el gato más triste del mundo” porque por sus heridas, las expresiones de su rostro siempre se tornaban melancólicas.

De acuerdo con LoveMeow, una familia lo adoptó en el refugio, pero pronto lo devolveiron a causa de su condición médica grave. A este se sumó un diagnóstico según el cual este gato no sería capaz de volver a caminar por el resto de su vida.

Justamente un día antes de practicarle la eutanasia, una mujer que trabajaba en la clínica veterinaria donde iban a realizar el procedimiento se enteró de la historia de Ben Ben y decidió adoptarlo.

Instagram @benbencatcat

Te puede interesar: Nombres creativos para tu gato y su significado

La transformación del gato fue inmediata. Generalmente la recuperación de este tipo de animales rescatados o adoptados lleva semanas o meses, pero en el caso de Ben Ben las mejoras fueron casi instantáneas. Tan solo una hora después de haber llegado a su nuevo hogar el gato parecía otro, se mostraba muy curioso con su ambiente y se adaptaba rápidamente.

Sus propietarios dijeron a indy100: “Cuando lo recogimos en el refugio su expresión lo decía todo, sabía que iba a morir, pero apenas llegó a nuestra casa nos ronroneo, nos mimó y comenzó a explorar su nuevo entorno. Él era otro gato al que rescatamos”.

No dejes de ver: Los invitados especiales de esta academia de yoga son los gatos callejeros

Instagram @benbencatcat

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.