Nunca olvides que en el hogar, los gatos domésticos actúan similar a sus parientes salvajes. Es necesario diferenciar entre sus comportamientos instintivos y los aprendidos. Nunca olvides que en el hogar, los gatos domésticos actúan similar a sus parientes salvajes. Es necesario diferenciar entre sus comportamientos instintivos y los aprendidos. Foto: 4Patas.com.co

Conductas felinas

El peculiar comportamiento de los mininos ha sido un tema de interés para muchos y, mediante la observación de sus contrapartes salvajes, es posible deducir por qué actúan como lo hacen. Aquí, un acercamiento a sus más profundos instintos.

Estas se interrelacionan con factores como el ambiente en el que viven o su raza.
Los problemas de comportamiento, considerados inaceptables por los amos de los gatos, son mejor tratados cuando se logra entender el porqué de sus acciones y el cómo.

Los Felidae -o familia de los gatos- son depredadores solitarios y, a excepción de los leones, no viven en grupos socialmente estructurados. El gato doméstico (Feliscatus) ha demostrado ser una especie muy adaptable que, sin perder sus raíces ancestrales, se adecúa al entorno en el que vive, en situaciones tanto naturales como artificiales.

Instinto puro
Un ejemplo de una conducta instintiva es la respuesta del gato cuando le pasamos la mano desde la cabeza hasta la cola; el hecho de mantener su parte trasera levantada está cimentado en su sistema nervioso. Por el contrario, un comportamiento aprendido puede ser cuando se acerca apresuradamente cada vez que oye caer el alimento en su taza.

Rascarse sobre superficies verticales es una acción con doble propósito: es una forma de comunicarse y también una manera de eliminar fragmentos de uña viejos. En la naturaleza, los gatos salvajes tienen árboles favoritos y el olor producido por las glándulas en sus patas anuncia su presencia a otros animales. En el hogar, esto también puede pasar. Si los gatos rascan un mueble con frecuencia, lo mejor es mover el objeto y protegerlo con una cubierta, instalar un poste para rasguñar y animar a los mininos a usarlo con recompensas.

Otro comportamiento típico de los felinos e indeseable para los amos, es rociar orina, y se presenta especialmente en los machos sin castrar. Los gatos salvajes hacen esto con el fin de alertar a otros de su presencia. En el hogar, se da para marcar los rangos, generalmente cuando ingresa una nueva mascota a casa. Además, lo hacen a menudo si se encuentran en situaciones de ansiedad.

Si esto se presenta, mantén siempre aseada la caja de arena y cuando tu gato orine en un lugar inapropiado, no uses productos muy fuertes para limpiar porque puedes conducir al gato a remarcar el lugar. Además, es importante eliminar los factores estresantes que ocasionan este tipo de comportamiento.

Cuando un minino se sube a nuestras piernas y de manera rítmica nos empuja con sus patas o nos ‘amasa’ con sus garras, está diciendo que se siente feliz y cómodo con nuestra presencia. Esta es una conducta típica al momento de amamantar y dicho recuerdo se continúa manifestando, así sean adultos.

En el hogar, los gatos actúan similar a sus parientes salvajes. Aunque pueden adaptarse a vivir en grupos, no interactúan como si fueran parte de una jerarquía social; castigarlos es inútil pues nunca serán instintivamente sumisos. En su lugar, van a optar por escapar de la situación o quedarse y luchar.

El miedo gatuno
Otro hábito comportamental que a veces se convierte en un dolor de cabeza para los amos es cuando la mascota desarrolla una respuesta de temor inevitable y repentino a un objeto o situación que antes no le molestaba. Para solucionarlo, desde luego, es necesario llevarlo al médico veterinario pues cualquier trastorno en la conducta es motivo de preocupación y es indicador de un problema médico.

Los gatos pueden mostrar las siguientes conductas cuando tienen miedo: huir, ocultarse, agredir, perder control de esfínteres o negarse a usar la caja de arena. Si se esconden pero no están heridos, hay que comprender que es su reacción instintiva y dejarlos solos: saldrán cuando estén listos y obligarlos simplemente empeorará el temor. La comida es un gran motivador para todos los mininos, así que un consejo práctico en caso de que le tema a alguien en casa, es que esa persona sea la responsable de alimentarlo.

Si no es posible eliminar lo que causa el miedo en el gato, lo mejor es propiciarle un espacio seguro en donde pueda ocultarse. Recuerda, nunca debes forzarlo a enfrentar sus miedos ni castigarlo por su comportamiento temeroso. En la mayoría de los casos, esto solo hará que el gato se vuelva aún más asustadizo y potencialmente agresivo.

Comportamiento según la raza
A continuación, algunas características de conductas felinas habituales según su raza:

- Los más activos: bengalí, egipcio, sphynx, abisinio, criollo de pelo corto.
- Los más dormilones: himalayo, persa, chartreux, criollo de pelo largo, bosque de noruega.
- Los más curiosos: bengalí, sphynx, egipcio.
- Los menos curiosos: hilamayo, persa, chartreux.
- Los más amigables: egipcio, bengalí, maine coon.
- Los más silenciosos: ruso azul, himalaya, persa.

Por: Sara Senior C.
Zootecnista Universidad Nacional de Colombia
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.