Los gatos tienen poderes especiales?

Desde la antigüedad, los felinos han sido considerados por algunas culturas como seres mágicos o dotados de poderes especiales, para bien y para mal. Echémosle un vistazo a algunas de las creencias más extendidas.

En el panteón
Los antiguos egipcios llegaron a considerar a los felinos como animales sagrados. De hecho, la diosa Bastet, que simboliza la protección del hogar y la abundancia, fue representada con cuerpo de mujer y cabeza de gato. Así mismo, eran venerados dentro del seno de las familias que los acogían como animales domésticos. Su muerte, por ejemplo, daba lugar a ceremonias de duelo y de entierro muy similares a las que se realizaban cuando se trataba de uno de los miembros de la casa. Por este motivo, se han encontrado varios mininos en estado de momificación.

El período negro

La Edad Media, que ha sido leída por diferentes corrientes historiográficas como una época oscura para el conocimiento y la humanidad en general, también supuso un momento difícil para más de un felino. Cuando la Inquisición alcanzó su punto más alto, algunas mujeres sufrieron una persecución brutal por parte de la Iglesia Católica, que las condujo, en muchos casos, a morir en la hoguera bajo el cargo de brujería. Igual destino corrieron sus mascotas cuando se trataba de gatos, pues estos empezaron a ser vistos como animales demoníacos.

¿Cazadores de fantasmas?
En la actualidad, muchos sostienen que los gatos tienen una conexión especial con la magia y lo oculto, y que son capaces de percibir presencias que el ojo humano no puede detectar. Sí, hablamos de los temidos espíritus y de los seres sobrenaturales. Pues bien, más de uno asegura que por este motivo los felinos empiezan a aullar sin razón aparente, mientras clavan su intensa mirada en un sitio de la casa. Según se dice, lo hacen para ahuyentar a los indeseables intrusos y, de este modo, mantener la casa libre de malas energías.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.