No soy apático, solo independiente

¿Te has preguntado, porque tu gatito es tan independiente? A continuación te damos algunas pistas sobre por qué nuestros mininos se comportan así.

La escena es recurrente, tú y tus amigos o familiares están en la misma sala cuando de repente aparece tu gato. Todos quedan hipnotizados con su belleza y empiezan a hacer todo lo posible para que se acerque. Muchos querrán jugar con él, otros acariciarlo. Sin embargo, luego de repasar la habitación con sus grandes ojos simplemente seguirá su camino hacia la ventana, o hacía algún lugar donde pueda estar tranquilo.

Este comportamiento suele ser distinto al de un perro, que por lo general tiende a ser más curioso con propios y extraños. La actitud de los gatos en ocasiones puede ser malinterpretada y hará que las personas fortalezcan la idea de esta mascota como un animal, apático y desinteresado.

La verdad es que nuestros mininos tienen distintos tipos de personalidad: cariñosos, tranquilos, susceptibles pero lo que todos comparten es su fuerte sentido de la independencia.

Una característica de vieja data
La historia de los gatos junto al hombre es distinta a la del perro. Según Iván Martín, médico veterinario de la Clínica de la Universidad de la Salle, "el gato nunca fue totalmente domesticado. A diferencia del perro que acompañaba al hombre de cacería y tiene por naturaleza la tendencia a conformar manada, el gato decidió que el hombre puede vivir cerca de él"; así pues los felinos al ser animales que, por naturaleza nunca se rigieron, ni se rigen, bajo las lógicas de la subordinación al igual que el perro, se puede decir que ellos conviven junto al ser humano no bajo su mandato.

Soledad felina

Aunque el temperamento de cada minino puede variar siendo unos más cariñosos que otros, lo cierto es que ellos están programados para disfrutar de su soledad, el felino en estado salvaje está acostumbrado a cazar y deambular solo. A excepción del león, la manada nunca ha sido una prioridad para el gato.

Esta independencia también es vista como muy positiva para aquellas personas que no disponen de mucho tiempo para compartir con su mascota. Un gato, tiene la paciencia y la tranquilidad para estar en casa aguardando a tu regreso, el respeta tu tiempo y espacio e igualmente espera lo mismo de ti.
Tener una mascota implica entender su naturaleza. Nuestros mininos son producto de miles de años de evolución y gozan de una adaptabilidad enorme a su entorno. Aceptándolos como son y brindándoles nuestro cariño y cuidado, de seguro la estancia con un gato será pacífica y feliz.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.