Si dejas que tu gato realice paseos por fuera de la casa, es importante que tengas en cuenta que puede contagiarse de múltiples enfermedades. Visita al veterinario para tener al día el plan de vacunación y desparasitación. Si dejas que tu gato realice paseos por fuera de la casa, es importante que tengas en cuenta que puede contagiarse de múltiples enfermedades. Visita al veterinario para tener al día el plan de vacunación y desparasitación. Foto: 4Patas.com.co

Instinto cazador

¿Alguna vez te has llevado una sorpresa al encontrar animalitos que tu gato ha traído después de una de sus ‘aventuras’? En 4Patas te explicamos la razón de este comportamiento y te damos algunos tips para manejarlo.

Hay una historia muy familiar para quienes tenemos gatos que diariamente salen a merodear por el vecindario: Misifú entra a la casa y ¿qué trae consigo? Una víctima de su cacería, que puede ser un ratón, una paloma o, inclusive, una mariposa.

Este tipo de prácticas deja a muchos desconcertados y conducen a una pregunta básica: ¿qué necesidad tiene mi gato de cazar cuando su plato está lleno? Antes de condenar a tu mascota, debes comprender ciertos factores fisiológicos e inclusive históricos que propician este proceder.

Primero, hay que saber que los gatos son cazadores natos, a pesar de haber sido domesticados hace casi 10.000 años. Conservan sus instintos ancestrales casi intactos, resultado de años de refinamiento evolutivo. Hoy en día podemos ser testigos de esa destreza cada vez que los vemos dar grandes saltos o perseguir los juguetes.

Este instinto no necesariamente lo ejecutan para conseguir comida. Si bien es cierto que un gato bien alimentado tiene menor probabilidad de devorar a su presa, aun así puede ser un hábil acechador de ratones (aunque nunca pruebe ni siquiera un bocado). Cuando lo hacen es porque la oportunidad se presenta; el gato entra en una especie de ‘piloto automático’, se agazapa, agacha las orejas, menea la cola lentamente y… ¡salta!

Ingerir el animal que captura es una conducta aprendida. La madre les enseña a sus crías a cazar para comer, llevando ‘el trofeo’ para consumirlo frente a ellos. Para un gato que no aprendió esta conducta, su instinto natural estará siempre presente de todas formas.

En el caso de las hembras esterilizadas, llevar un animal muerto y dejarlo a nuestros pies con orgullo, obedece a su instinto natural de madres e instructoras. Somos su familia y nos consideran incapaces de cazar y sobrevivir, por esta razón intentan contribuir llevando provisiones a la casa, así que antes de castigar esta práctica, debes tener en cuenta lo que realmente significa.

Incursiones callejeras
Las primeras salidas comienzan en la pubertad (de los seis a los ocho meses). El gato las hará a diario con el fin de delimitar territorio. Cuando el ‘aporte’ del gato llegue por primera vez, es indispensable saber que los regaños en estos casos no son muy prácticos, ya que es posible que lo haga de nuevo en un intento por complacer al amo. Lo mejor que se puede hacer es aceptarlo y luego, sin que se percate, desechar su presa y, para prevenir este tipo de comportamientos, restringir completamente sus salidas.

Si, por otro lado, resuelves dejar que merodee, ten en cuenta los riesgos a los que estará expuesto (vehículos, perros, toxinas, venenos y caídas) y visita al veterinario para tener al día el plan de vacunación. Así mismo, para controlar la detección y el tratamiento de parásitos y enfermedades como leucemia, inmunodeficiencia, afecciones respiratorias y parásitos internos, externos o micosis que, en algunos casos, podrían terminar contagiando a la familia.

Una vida feliz
Para asegurarte que tu gato goza de una vida saludable dentro de la casa, debes tener en cuenta ciertos parámetros y crear el entorno adecuado.

- Juguetes interactivos: proporciona variedad de elementos para mantenerlo física y mentalmente activo, al tiempo que permites encausar adecuadamente sus instintos de caza. Debe contar con superficies adecuadas para escalar.

- Baño de sol: los gatos son amantes del sol, dale acceso a varias ventanas; esto le dará la oportunidad de ver el mundo desde la seguridad del hogar.

- Escondites:
a la mayoría de los gatos les encanta esconderse. Proporcionarles divertidos escondites es fácil y no tiene que costar un peso. La mayoría de ellos estarán encantados de tener una caja de cartón o una bolsa de papel para ocultarse. Si prefieres, puedes comprar un túnel en una tienda de mascotas, o encontrar la manera de hacer uno en casa.

Por: Sara Senior C.
Zootecnista de la Universidad Nacional de Colombia
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.