El ronroneo hace parte de la forma en la que un gato se comunica. Aunque pueden variar sus interpretaciones, a menudo significa que un minino está feliz o cómodo en el entorno que lo rodea. El ronroneo hace parte de la forma en la que un gato se comunica. Aunque pueden variar sus interpretaciones, a menudo significa que un minino está feliz o cómodo en el entorno que lo rodea. Foto: 4Patas.com.co

Manual del ronroneo

Seguramente muchos de ustedes se han preguntado acerca de ese suave, relajante y cautivador sonido que emiten nuestros gatos; aquí develaremos por qué lo hacen y qué hay detrás de sus maullidos.

Indudablemente, el ronroneo es parte de la comunicación del gato y aunque los especialistas aún no logran ponerse de acuerdo en cómo se produce el sonido exactamente, sí se sabe que lo utilizan como una forma de demostrar felicidad o que se sienten a gusto.

Pero, ¿sabías que –contrario a la creencia popular? los gatos también ronronean cuando están asustados, heridos o a punto de morir? Lo hacen para tranquilizarse a sí mismos, de ahí que algunos científicos incluso hayan investigado si tiene poderes curativos.

No es monopolio de los gatos
El ronroneo no es exclusivo de los gatos domésticos, es absolutamente indispensable saber eso. Existen aproximadamente 15 especies de gatos salvajes que pueden ronronear tales como guepardos, linces, pumas y el gato montés. Los felinos grandes como los leones, los tigres y los jaguares en vez de ronronear, rugen, ya que sus gargantas no son lo suficientemente rígidas.

Muchos otros animales ronronean también; gorilas, mapaches, conejos, lémures y elefantes son algunos ejemplos. Los mecanismos que lo producen varían entre las especies, al igual que los significados.

La misteriosa articulación del ronroneo
Aunque los expertos aún no han dado con el mecanismo exacto que lo produce y los debates continúan, es claro que no existe un órgano como tal que lo genere.

La teoría más reciente es que los mininos producen el ronroneo a través de la señalización intermitente de la laringe y los músculos diafragmáticos en combinación con un oscilador neuronal que envía un mensaje desde el cerebro. Las mascotas ronronean durante la inhalación y la exhalación con un patrón constante y una frecuencia entre 25 y 150 Hertz.

En algunos casos, el ronroneo es tan tranquilo y bajo que se puede sentir más que oír; en otros, se escucha claramente desde otra habitación. Los gatos pueden alterar el volumen del ronroneo, lo que puede indicar la intensidad de la emoción.

Y, ¿para qué sirve?
Los gatitos pueden ronronear desde los dos días de nacidos, iniciando así la comunicación con su madre y hermanos.

El ronroneo se puede interpretar como una forma de avisar que el animal no plantea una amenaza cuando está feliz en contacto físico con gatos amigos o durante interacciones positivas similares con la gente (caricias, alimentación).

Los gatos también ronronean cuando quieren algo; esto puede ser reforzado por el contacto físico, como los cabezazos. Suena más urgente y menos agradable de lo ordinario, pero es común en los mininos que son muy unidos a una sola persona.

En situaciones de estrés y ansiedad, generalmente en gatos nerviosos que se están adaptando a un nuevo entorno, suele ser un ronroneo rápido y urgente cuando se le acaricia. Es el equivalente a la risa nerviosa en los humanos.

También se presenta en respuesta a situaciones dolorosas cuando están afligidos, enfermos, con dolor intenso, al dar a luz o al morir. Debido a que el ronroneo está ligado a la liberación de endorfinas en el cerebro, puede ser un efecto secundario.

Asimismo puede ayudar a la autocuración y a la recuperación de una enfermedad o lesión, especialmente de huesos rotos. Las frecuencias en el ronroneo parecen mejorar la densidad ósea y promover la cicatrización del tejido.

A los humanos también los benefician
Aunque esto suene descabellado, estudios han demostrado que las bajas frecuencias como las que emiten los gatos al ronronear, contribuyen a aliviar el dolor agudo o crónico en lo seres humanos. También ayudan a inhibir procesos bacterianos,  promover el crecimiento óseo, la reparación de tendones, la fuerza muscular y la movilidad articular, reducir la inflamación y disminuir la disnea (dificultad para respirar).

Por: Sara Senior C.
Zootecnista de la Universidad Nacional de Colombia
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.