Consejos para educar a un gato

Si no sabes cómo se educa un gato, nosotros te lo contamos.

La Veterinaria, Etóloga, Carolina Alaguna explica qué está bien y qué no a la hora de enseñarle cosas a tu felino.

Lo primero que debes saber es que debes educarlos en positivo. Es decir, tratando de premiar sus acciones y no de castigarlos. Cada cosa que tu minino haga tendrá consecuencias, de acuerdo a su conducta.

Te lo explicamos así:

Refuerzo positivo. Debes realizarlo cuando quieres que tu gato repita una acción. Lo que debes hacer es que inmediatamente la realice, lo premies con algo que le gusta mucho. Antes de premiarlo, debes tener en cuenta cuál es el snack favorito para que él pueda relacionar este alimento con su comportamiento. Recuerda que para que él haga esta asociación, debes premiarlo tan pronto realiza la acción que necesitas que aprenda.

Castigo negativo. Es cuando por su mal comportamiento le suprimes algo que le gusta. Recuerda que los gatos, a diferencia de los perros no son tan dependientes de un juguete, para ellos es más doloroso que su dueño no les preste atención. Si lo ignoras sería una manera sana de reprenderlo.

Castigo positivo. Este tipo de castigo es el que generalmente aplican los dueños del felino, sin darse cuenta que es el menos apropiado para él animal, así que te sugerimos que trates de evitarlo.  Consiste en darle algo que no le gusta, como represalia  por su mal comportamiento. Es decir, si ves que tu gato rasguñó los muebles, quieres castigarlo y sabes que él odia el agua, jamás por su mala acción le eches agua en la cara o en el resto de su cuerpo. Con esto lo único que vas a provocar es que él corte el lazo afectivo que tiene contigo, porque te asociará con aquello que él detesta.  Si lo estás educando  por medio del castigo positivo, no te extrañe que te empiece a rechazar, a tener miedo o incluso que se vuelva agresivo contigo. Recuerda que a nadie le gusta que le hagan aquello que odia, así que en ese caso una actitud de rechazo del felino al dueño, sería muy lógica.

Ten en cuenta que…

  • El castigo jamás debe estar asociado al maltrato físico
  • Si no te mantienes en una misma posición por un periodo de tiempo determinado, tu gato jamás aprenderá. Por ejemplo, si odias que te despierte a las 3 am para que le des comida, en vez de dársela, porque si le das lo que te pide le estás dando un refuerzo positivo, es decir dándole a entender que es la hora perfecta para que pida su alimento.
  • Recuerda que los felinos sufren de Neofobia alimentaria, es decir, ellos temen probar alientos que jamás han ingerido. Por eso a la hora de premiarlo, piensa bien en que debes darle algo que de verdad lo haga feliz, para que entienda que le estás dando un premio.
  • La mejor manera de enseñarle es ejerciendo el refuerzo positivo. Premiándolo. ¡Seguro que así él aprenderá todo lo que necesites!
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.