El encantador de gatos llegó a Colombia

Gracias a su trabajo de psicología felina, el estadounidense Jackson Galaxy ha mejorado la calidad de vida de miles de amos y mascotas. Hablamos en exclusiva con él sobre el comportamiento de los gatos, su fundación y su visita a Colombia.

TEXTO: Natalia Borrero
Fotos: cortesía Jackson Galaxy

Este miércoles 23 de septiembre, el psicólogo de los gatos dictará una conferencia en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán, de Bogotá, en la cual hablará sobre algunas consideraciones sobre el comportamiento felino.

¿Podrías darnos algunos consejos para llevarnos mejor con nuestros gatos?
J. G.: el compromiso con el gato implica trabajar para tener una mejor relación y un vínculo más fuerte con él. Es importante hacer el esfuerzo por remplazar los hábitos negativos con asociaciones positivas, y en últimas, aumentar la confianza del gato para que pueda ser un compañero feliz y cariñoso de por vida.

Para aumentar la comprensión, se debe acrecentar la empatía, y esto se logra únicamente aprendiendo a ver el mundo como lo ven los gatos. Si uno no puede entender por qué el minino hace algo –o deja de hacerlo–, tiene que pasar por esa frustración que viene de pensar, “¡Debería conocer a mi gato mejor que nadie!”. Ama a tu gato como un miembro de la familia de por vida.

¿Qué consejo le daría a alguien que quiere un gato y nunca antes ha tenido mascotas?

J. G.: ante todo, le diría ¡adopta, no compres! Adoptar en un refugio o de un grupo de rescate es la opción humana; uno salva la vida del gato y no contribuye a las ganancias de los criaderos.

La segunda recomendación sería: castrarlos tan pronto sea posible. La principal razón para la aplastante cantidad de problemas de sobrepoblación de perros y gatos en general, proviene de no hacerlo.

Tercero: no les corten las uñas (práctica conocida como desungulación). La única razón válida para hacerlo es si el dueño de repente desarrolla una inmunodeficiencia. Pero, incluso entonces, existen alternativas humanas a cortar las uñas, como los Soft Paws [cascos de vinilo para las uñas].

Por último, y de hecho lo más importante: valora a tu gato. Ámalo responsablemente de por vida como a un miembro más de la familia, pero aprende también cuándo es momento de dejarlo ir. La calidad de vida es más importante que nuestros motivos egoístas para mantener a un gato terminalmente enfermo.

Sabemos que tiene una fundación y quisiéramos que les contara a nuestros lectores más sobre su labor.
J. G.: empecé desde abajo –desde muy abajo, limpiando los desechos en los noventa– y fui ascendiendo durante diez años en la Sociedad Humana de Boulder Valley, donde trabajé en todos los puestos. Quería visitar las casas de la gente y hablarles del comportamiento de sus gatos para que estos no terminaran en refugios; eso funcionó muy bien. Y luego decidí ir a las casas después de que las personas adoptaran, como parte del paquete de adopción, para asegurnos de que todo estuviera bien. Una visita de cinco minutos puede resolver problemas que de otra forma podrían llevar a que devuelvan los gatos al refugio.

Cuando empecé, en los refugios se mataban de unos 10 a 12 millones de animales anualmente. La cifra se ha reducido a aproximadamente a 3 o 4 millones. Eso ha tardado más o menos 20 años. ¡Es increíble! Una parte de lo que hago, a través de la fundación o de My Cat from Hell, es arrojar una luz sobre las personas que dedican sus vidas a los animales y motivar al mundo entero a dar las gracias.

¡Haz feliz a tu gato!
Según el ‘encantador de gatos’, existen algunas claves a la hora de forjar un vínculo fuerte, amoroso y tranquilo con tu gato.
1.    ¡Diviértelo!: para los felinos es de suma importancia mantenerse activos. Esto es posible lograrlo con la ayuda de juguetitos y accesorios que puedan estimularlo constantemente. Esto también requiere una inversión de tiempo de tu parte, claro está.
2.    Ejercicio y poder: los gimnasios para gatos son bastante prácticos para aquellos mininos que disfrutan de las alturas. Este tipo de objetos también los mantendrán ocupados y además, se convertirán en su pequeño territorio de la casa.
3.    ¡A pasear se dijo!: así es. Para Galaxy, sacar a pasear a un gato es igual de común que sacar a un perro. Existen traíllas que facilitarán los recorridos y evitarán que el minino salga despavorido.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.