Gatos: los mejores amigos d elos niños con autismo

Un estudio demostró que los felinos son una excelente compañía para los niños que tienen autismo.

Esta condición en la que los niños no tienen mucha cercanía con otros pequeños, parece que puede dar unas luces positivas con la socialización con los gatos.

Estos animales logran que los pequeños puedan socializar con más personas, gracias a la influencia que esta mascota tiene sobre su conducta.

Doscientos chiquitines que padecen de autismo, fueron elegidos para que se les realice exámenes cognitivos, tomando como base su comportamiento, el cual fue verificado como cambiante y positivo en el momento en el que se relacionaban con los gatos. Cuando lo hacían, su comportamiento se tornó más emotivo y feliz.

Según parece, la asociación entre los niños y los gatos tiene que ver con que los chiquitos ven al minino parecido a ellos.  

Con la tenencia de este animal como mascota,  está demostrado que no solo se tienen en cuenta los estudios sino las experiencias reales de contacto, porque demuestran la efectividad que tieneel contacto permanente o la cercanía entre el gato y el niño.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.