Gatos negros: ¿superstición o realidad?

Con el paso del tiempo, los gatos negros han estado relacionadas con el demonio y la brujería. Dependiendo del lugar, se consideraban de buena o mala suerte. Existen muchas supersticiones alrededor del mundo.

En el siglo XV cuando se empezó a realizar una caza de brujas, se decía que ellas tenían animales como ranas, serpientes y gatos negros. La creencia decía que lestas mujeres utilizaban el poder de los gatos negros  para lanzar sus hechizos malignos.  Los gatos tenían tan ala fama que las ancianas que vivían con gatos de este color eran denominadas brujas por el hecho de tener a este animal. Y si algo malo sucedía cerca de su casa, las culpables eran ellas. Por eso muchas  fueron quemadas en la hoguera junto a sus felinos negros.

Existen muchas historias alrededor del mundo en las que brujas y los gatos son protagonistas. Por eso, se han creado alrededor de los animales de este color una gran cantidad de supersticiones, que aunque han pasado años, siguen existiendo. Te contamos algunas de ellas

  • En Italia dicen que cuando un gato se mancha de tinta y se acuesta al lado de una persona enferma es porque la muerte está muy cerca.
  • En Europa y Estados Unidos consideran que si un gato negro te pasa por delante es porque les llegará la mala suerte.
  • En Alemania cuando un gato se cruza en el camino de una persona de derecha a izquierda es porque algo malo está por venir. Cuando se cruzan de izquierda a derecha es porque próximamente pasará algo positivo.
  • En Japón, los gatos negros son considerados seres que atraen la fortuna
  • En China se considera que los gatos negros son presagio de hambre y pobreza.

Esta relación de las brujas con estos animales fue casual y no tiene absolutamente nada que ver con el amor y bondad que da un gato, sea negro o de cualquier color.  Las creencias que se han tejido alrededor de ellos vienen de años atrás, pero aún muchos siguen creyendo en algo que solo es una ‘historia’ del pasado.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.