¡Hay un gato en mi tubería!

Un maullido de emergencia mantuvo en vilo a toda una familia durante varios días. La misión de rescate requirió la ayuda de los bomberos.

La vida de Matilde es un milagro. Esta pequeña felina estuvo al borde de la inanición y el congelamiento, al interior de una tubería en la que calló por accidente desde el techo de una casa ubicada en Chapinero Alto, en el oriente bogotano.

“Escuchamos maullidos de gatos”, comenta Catalina Gómez –estudiante de artes y residente de la casa donde, por azar y torpeza, resultó atrapada la cachorra, de apenas tres meses–, “no pensamos que fuera algo nuevo, en el barrio hay muchos gatos callejeros”. Además, su hermano había visto a través de un cielo raso transparente que un gato se había caído, pero la mamá de este lo había recogido, así que no le dieron trascendencia a los sucesos.

Dos días después revisaron la tubería de desagüe de la terraza, que tiene aproximadamente cuatro metros de profundidad. El maullido persistía al interior del conducto. Sin embargo, se trataba de una zona que afectaba la propiedad privada de otros vecinos, por lo que fue necesario esperar a contar con su autorización antes de pedir la intervención de los bomberos.

El cuerpo de rescate, conformado por cuatro especialistas, utilizó una cámara GoPro, que se introdujo hasta llegar a los cuatro metros de profundidad de la estructura. Así pudieron ver a la pequeña, que estaba completamente mojada. Tuvieron que utilizar varios equipos de perforación para acercarse al tubo, cuando ya habían transcurrido más de tres horas desde la llegada de los bomberos.

Otro par de horas pasó y una pared tuvo que ser retirada para rescatar a la gata, por fortuna viva pero pesando solamente 300 gramos. “Se hubiera quedado allí otro día más y se muere”, fue lo que le dijo el médico a Catalina cuando llevaron a Matilde al veterinario. Hoy la inesperada visita de esta felina se ha convertido en una estadía permanente, en la compañía de Bublik, un pug que ha sabido convertirse en todo un anfitrión. El resto de la camada y su madre están a salvo en una casa vecina.

Si conoces una historia de rescate de mascotas como esta que quieras publicar, por favor, escríbenos a revista4patas@semana.com
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.