Claves para una buena cruza en gatos

La reproducción debe hacerse con toda la ética posible. No se trata de obtener simplemente una camada de gaticos, la idea es que los animalitos sean sanos y sobre todo, bien recibidos en una familia responsable.

Los siguientes son algunos aspectos que debes tener en cuenta antes de que permitas la cruza de tu minino:

Edad de la monta: una gata debe alcanzar su talla adulta antes de reproducirse. Si se cruza antes de tiempo, invertirá recursos en sus crías pero nunca terminará su crecimiento normal. Dependiendo de la raza, una gata debe tener entre 18 y 24 meses de edad para poder reproducirse. Un macho debe tener mínimo 18 meses de edad antes de incluirse dentro de un programa de monta.

Chequeo veterinario:  antes de la monta, los mininos deben ser revisados por un veterinario para constatar su estado de salud y descartar problemas genéticos (como displasia de cadera, luxación rotuliana y riñón poliquístico) y la presencia de enfermedades infecciosas (especialmente leucemia felina, peritonitis infecciosa felina y virus de inmunodeficiencia felina).

Peso óptimo: los mininos deben estar en su peso óptimo antes de cruzarse. Gatas muy pesadas o muy delgadas pueden tener dificultades durante la concepción, el parto y la cría. De igual forma, como sucede en casi todos los animales, los machos gordos tienen menor índice de fertilidad.

La selección de la pareja: aparte de la raza debes considerar las personalidades. Por un lado, es importante que haya empatía entre la pareja para garantizar una cruza exitosa. Adicional a esto, ten en cuenta que gatos dóciles y amistosos darán crías con las mismas características. Pero también padres agresivos y temerosos tendrán hijos con similar temperamento.

Maneja los tiempos: ten en cuenta que la preñez de una gata dura en promedio 63 días. Así que a partir de la última monta, deberás esperar ese número de días para programar el parte de tu mascota. Para ese entonces hay que tener todo dispuesto para que la llegada de los gaticos sea lo más segura y natural posible.

El destino final de los gaticos: esta es la consideración más importante de todas. Desde antes de la monta debes saber a dónde irán a parar las crías de tu minino. No se trata de reproducir gatos, se trata de garantizar un hogar feliz para cada gatico. ¡Sé responsable!
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.