El baño y el cepillado ayudan a retirar el exceso de pelos y evitan que tu ropa y tu casa se llenen de ellos. El baño y el cepillado ayudan a retirar el exceso de pelos y evitan que tu ropa y tu casa se llenen de ellos. Foto: 4Patas.com.co

Con pelos y señales

El cuidado del pelaje de los gatos no solo es un tema de belleza, también de salud, pues este actúa como barrera protectora contra los agentes externos. Aprende cómo mantenerlo en buen estado y toma nota sobre los productos que te ayudarán a hacerlo de manera apropiada.

El pelo de los gatos cumple con varias funciones esenciales: actúa como un aislante térmico que mantiene la piel y el cuerpo protegidos de temperaturas extremas –tanto bajas como altas–, y trabaja como defensa contra factores externos nocivos –rayos solares y ultravioleta, entre otros–. Además, los componentes de la saliva de los felinos, aparte de darle brillo al pelaje, atacan a posibles agentes infecciosos. Participar en su cuidado, entonces, es una de las tareas más importantes que deben asumir los dueños.

¡Al agua!
Aunque los gatos se caracterizan por ser muy aseados –se limpian el cuerpo con la lengua durante horas cada día–, en algunos casos es necesario bañarlos, dado que no siempre consiguen mantenerse completamente pulcros, en especial cuando se trata de gatos de pelo largo y/o de aquellos que salen de casa. La mayoría de los felinos tiende a resistirse a pasar por el agua, de modo que es aconsejable conversarles y acariciarlos durante toda la sesión, para lograr que se tranquilicen. Igualmente, es clave que los bañes con mucho cuidado –de preferencia con un vaso– y que cuides que no le caiga ni en los ojos ni en las orejas. De otro lado, ten en cuenta que el agua debe estar a 36 o 37 °C.

Además, recuerda usar un champú especial; tu pequeño se lamerá después, así que si no utilizas el producto adecuado, podría resultar intoxicado. Una vez termines, envuélvelo en una toalla para que se seque. Como es probable que tu mascota quiera rebelarse contra el baño e intente huir, asegúrate de cerrar la puerta del lugar en el que se encuentren.

Rituales para el pelaje

El cepillado de los gatos es fundamental para retirar el exceso de pelos y evitar que tu mascota se los trague todos durante las largas jornadas de acicalamiento.

Ahora bien, la frecuencia con la que debe hacerse y los peines que se requieren para esta tarea, dependen del tipo de pelaje que tengan. A los de pelo largo es necesario cepillarlos a diario, de preferencia con un peine de metal y de dientes grandes; primero en la dirección en la que crece el pelo luego a contrapelo, y por último en la misma dirección para acomodarlo. Si te encuentras con un nudo difícil, recurre a algún espray especializado que te ayude a deshacerlo; no arranques ni cortes el mechón en problemas, con paciencia lograrás quitar el nudo.

Los gatos de pelo corto solo deben peinarse una vez a la semana. Para ello emplea un cepillo suave de cerdas naturales. También puedes usar un guante de malla para hacerle un masaje a contrapelo antes de peinarlo; con esto conseguirás retirar los pelos muertos y tonificar su piel.

Si quieres lograr que tu mascota no se resista al cepillado, es recomendable que empieces durante su edad temprana. Además, puedes premiarla con un bocado de su comida favorita cuando terminen, para que asocie la actividad con algo positivo.

Para tener en cuenta
Durante los periodos de muda es clave extremar los cuidados para retirar el pelo muerto, en especial si el de tu gato es largo. En estos casos, se sugiere incrementar la frecuencia del cepillado y acompañarlo de masajes: hazlos con un guante de caucho, si tiene el pelo largo, y con uno de gamuza si es corto.

Por: Ana María Noguera D.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.