La castración aumenta el riesgo de obesidad y esto desencadena una serie de enfermedades que disminuyen la calidad de vida de los felinos. La castración aumenta el riesgo de obesidad y esto desencadena una serie de enfermedades que disminuyen la calidad de vida de los felinos. Foto: 4Patas.com.co

A cuidar la figura

La castración influye positivamente en el control reproductivo de los gatos y en su comportamiento. Sin embargo, aumenta el riesgo de obesidad y esto desencadena una serie de enfermedades que disminuyen la calidad de vida de los felinos.

Tras la castración, la actividad hormonal se afecta drásticamente, pues deja de existir el instintito sexual y su consecuente demanda de gasto energético. Por ausencia del aparato reproductivo ya no se requiere la misma cantidad de alimento traducida en energía. Al ser alterado el sistema endocrino, se induce a un cambio de equilibrio que involucra las hormonas promotoras de la obesidad, lo que altera el metabolismo de la glucosa y disminuye el basal y las necesidades calóricas de los mininos hasta 30%.

La vida de los gatos cambia radicalmente, pues su instinto de reproducción se inhibe o se pierde por completo. El interés por marcar territorio de tipo sexual no existe y, en consecuencia, la actividad física disminuye sustancialmente. Por otra parte, aumentan las horas de sueño, así que la mayor parte de consumo de alimento se convierte en tejido adiposo con el consecuente aumento de peso. Así mismo, después de una castración, los gatos pierden la necesidad de salir de casa en busca de satisfacer el celo y se vuelven más dóciles, tranquilos y cariñosos.

Ejercitarlo será fundamental después de castrarlo. Utilizar herramientas como juguetes, escaleras o repisas e invitarlo a que, por medio de una actividad lúdica, se mueva a diario, disminuye el riesgo de obesidad y ayuda a propiciar un gasto calórico adicional al natural.

El enriquecimiento ambiental es una práctica muy importante para las especies domésticas. En cuanto a los felinos, se puede estimular el instinto de caza al interior del hogar. Esto los mantendrá ocupados física y mentalmente durante varias horas del día; de esta manera minimizarán sus horas de sueño y letargo.

¿Cómo prevenir la obesidad?
Existen muchos cambios drásticos en los hábitos de vida de los felinos que deben considerarse como medida de precaución para evitar el aumento excesivo de peso.

- Una buena alimentación: escoge un concentrado que contenga los requerimientos necesarios para la edad, peso y sexo. Determina las raciones diarias y los horarios de comidas: dejarlos a su voluntad puede causar la pérdida de la regulación de ingesta de alimento, lo que conlleva el aumento de peso.
- Tipo de alimento: los gatos son carnívoros estrictos y por ello su fuente de proteína debe ser de origen animal, sumada a un porcentaje mínimo de fibra.
- Reducción de carbohidratos o en lo posible no suminístralos: la capacidad de los gatos para metabolizar glucosa es mínima. Así se previenen enfermedades como la diabetes mellitus y la pérdida de la función renal.

Por: Catalina Cuadros.
Zootecnista de la Universidad de La Salle especializada en Nutrición y Fisiología Felina del Broward Community College, de Estados Unidos. Con su empresa Ecocat, desarrolla productos ecológicos para gatos, como arena ecológica y dietas especializadas en comida natural.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.