123 RF 123 RF

Los 6 motivos por los cuales tu gato no usa el arenero

Las razones para que su comportamiento de hacer sus deposiciones en este sitio pueden ir desde médicos hasta de comportamiento. Identifica cuál es el caso de tu gato.

Los gatos tienen la buena fama de que son animales muy limpios, pero no es solo fama, por lo general lo son. Pero esto también depende del dueño y de sus cuidados  para que eso sea así, por eso deberá saber que necesitas comprarle una caja de arena especial para que él haga sus necesidades allí, sino quieres comprarle la arena, también la puedes hacer en tu casa.

La vida se complica un poco cuando, de un momento a otro te das cuenta que dejó de hacer popo y chichi en su caja de arena y descubres que ahora lo hace en los lugares más inadecuados como tu cama o sobre el sofá  y entonces la convivencia se pone en riesgo, pero tranquilo y sobre todo paciencia, según un estudio de la Universidad de Cornell, Estados Unidos, el mal uso del arenero por parte del gato es el problema más frecuente que tienen los dueños de este animal.

No te enfades con él, es una manera de comunicar algo que le está incomodando o que tiene algún problema de salud, así que deberás estar muy atento a  identificar cuál de los siguientes casos presenta tu gato para que tomes las medidas adecuadas.

Te puede interesar: Entrenar a un gato sí es posible

  1. Comportamiento territorial

Una de las principales causas para no hacer uso del arenal es por rebeldía. No le gusta su caja entonces la abandonará y lo verá como otro objeto más de la casa y querrá hacerlo simplemente donde él quiera. Recuerda que desde pequeños debes familiarizarlo con este espacio y debes analizar si de verdad se siente cómodo allí.

  1. Razones psicológicas

Estos animales también pueden experimentar episodios de estrés y depresión que pueden ser causados por Un cambio de vivienda, la llegada de un nuevo miembro a la familia, humano o animal, o incluso nuestro propio nerviosismo, puede llevar al gato a un estado de ansiedad que haga que le resulte difícil controlar dónde y cuándo realiza las deposiciones.

  1. El lugar de la caja

Lo normal para ti sería  ubicar el cajón en una zona muy alejada como armarios oscuros o el cuarto de la lavadora para evitar los olores, pero esta no es una buena idea.  Son sitios poco atractivos y nada agradables para tu gato y en consecuencia, es muy normal que tu mascota deje de usarlo.

Te recomendamos leer: Mitos y verdades del pelo del gato

  1. Problemas médicos

Ten en cuenta que podría tratarse de algún tipo de inflamación. Las enfermedades renales son dolencias muy habituales en los gatos y debido a la inflamación pueden provocar mucho malestar a la hora de orinar. Una forma de saber si tu gato tiene este problema es fijarte en si le duele cuando realiza sus necesidades. Si es el caso, verás que llora y se queja cada vez que vaya al arenero. Como asociará el dolor a ese lugar, empezará a dejar de usarlo y expulsará sus micciones en otras partes de la casa.

  1. El tamaño inadecuado

Los areneros no deben ser cubiertos, así que nada de cuevas. Debes tener en cuenta que esa caja debe medir al menos 1,5 veces el tamaño de tu mascota para que tenga suficiente sitio para moverse y tapar sus necesidades.

  1. La higiene

Esta causa es tu culpa, lo sentimos pero es así. Debes comprometerte a mantener su arena limpia y cambiarla con frecuencia y lavar el recipiente. Ellos son muy limpios y no harán sus necesidades encima de muchos residuos acumulados.

Mira también: Las razones del por qué los gatos te acompañan hasta en el baño

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.