Orina frecuente y en pequeñas cantidades, presencia de sangre y/o piedritas en la orina, esfuerzo para orinar y lamido persistente de la zona genitourinaria son algunos de los síntomas de las enfermedades en el tracto urinario. Orina frecuente y en pequeñas cantidades, presencia de sangre y/o piedritas en la orina, esfuerzo para orinar y lamido persistente de la zona genitourinaria son algunos de los síntomas de las enfermedades en el tracto urinario. Foto: 4Patas.com.co

ABC de las enfermedades del Tracto Urinario

En algún momento de su vida, tu gato puede llegar a sufrir de una serie de enfermedades originadas en el tracto urinario. Aquí te explicamos todo lo que necesitas saber al respecto para prevenirlas o, en su defecto, para tratarlas de manera eficaz. Toma nota.

¿Qué es el tracto urinario?                
El tracto urinario está compuesto por los riñones; estos, a su vez, por nefronas, uréteres (tubos conectores entre riñones y vejiga), próstata en machos, vejiga y uretra. La función general de este sistema es muy importante, pues expulsa los productos de desecho creados cuando la comida se transforma en energía. Esto se logra a través de las nefronas, unidades básicas de trabajo de los riñones que al dañarse causan insuficiencia renal. También, el sistema urinario mantiene el equilibrio correcto de agua y electrolitos (sal) en el cuerpo de las células.

Los gatos son los que deciden en qué momento hacen la evacuación de la orina; dicha acción está regulada por el sistema nervioso central. Este comportamiento hace que el buen uso de la caja sanitaria sea propio de la especie. Una vez tomada la decisión de evacuar, el mecanismo actual de vaciar la vejiga es llevado a cabo por un complicado reflejo de la espina dorsal.

Los felinos pueden sufrir una serie de enfermedades originadas en el tracto urinario inferior (TUI), el cual está comprendido por la vejiga y la uretra. Generalmente, estos padecimientos producen una serie de signos clínicos comunes: orinar varias veces y en pequeñas cantidades en la caja sanitaria o fuera de ella, presencia de sangre y/o piedritas en la orina, esfuerzo para orinar y vocalizar por dolor, y lamido persistente de la zona genitourinaria. Si tu gato no orina por más de 24 horas debido a una obstrucción uretral, presentará signos de alteración general como aislamiento, decaimiento, anorexia y vómito.

Origen de la enfermedad

Las causas más frecuentes de este síndrome son: dietas altas en minerales, ingestión de alimentos secos, estrés, malformaciones genéticas o factores hereditarios, inflamación urinaria inferior, urolitiasis, infecciones neoplásicas, víricas o alérgicas.

Este se puede presentar entre 0,5 y 1% de la población felina. Afecta en igual proporción a machos y a hembras, pero los signos clínicos y los efectos adversos son más dramáticos en los primeros con obstrucción uretral. Ocurre con mayor frecuencia en adultos jóvenes que viven en casas con pocas oportunidades de realizar ejercicios (sedentarios) y con antecedentes de sobrepeso y obesidad.

Tratamiento

Este será determinado por su médico veterinario de acuerdo con la especificación y origen del problema, teniendo en cuenta siempre la fuente dietaria. Es fundamental proporcionarle a nuestro gato una fuente proteica natural, de buena calidad y de fácil digestibilidad, para no forzar los riñones y evitar empeorar el daño.

¿Cómo prevenir?
Para que tu gato no manifieste una enfermedad del tracto urinario, es importante disminuir algunos factores predisponentes.

- Evita situaciones estresantes para tu minino tales como cambios de territorio, ausencia de propietarios, presencia de personas o animales ajenos a la casa (ya sea en forma temporal o permanente) y cambios de dieta, entre otros.

- Proporciónale alimentos balanceados de buena calidad que posean un alto porcentaje de humedad para garantizar el consumo de agua, aumentando así el deseo de evacuar, y disminuyendo la probabilidad de que se encuentre en la orina estruvita (cristales de fosfato de magnesio).

- Elimina las dietas inadecuadas, de baja digestibilidad, sin control de minerales o administradas en exceso.

- La cama sanitaria debe ser de textura suave, libre de perfumes y completamente higiénica. En el caso de los gatos que viven en departamentos o en el interior de las casas, estas condiciones son fundamentales para que orinen y defequen con la frecuencia adecuada.

Preguntas de nuestros lectores

Quisiera saber ¿cómo prevenir que mi gato se coma las plantas de mi apartamento? Es imposible tenerlas sin que sufran mordidas.
Laura Díaz. Mascota: Ramoncho. Pereira.
Los gatos sienten la necesidad de comer plantas porque, por su naturaleza, necesitan de buena fuente de fibra que no es proporcionada en las dietas de concentrado. Si tu gato muerde las plantas nos está indicando su necesidad o carencia de fibra. Es recomendable comprar aquellas que son aptas para ser mordidas y tragadas por gatitos y además, en pensar en hacer un cambio en su alimentación. Puedes suministrarle un régimen de origen natural y balanceado que contenga buena calidad de fibra. Así no terminará dañando tus plantas.

¿Por qué mi gato orina y defeca fuera de su caja de arena?
Catalina F. Marín. Mascota: Dumbo. Santa Marta.
Esta conducta puede tener muchos orígenes, pero lo primero que debes revisar es la calidad de la arena sanitaria usada, su olor y su textura. Hoy en día, existen en el mercado arenas o camas sanitarias diseñadas exclusivamente para gatos, teniendo en cuenta su etología y fisiología. Estas son elaboradas con materiales biodegradables, de textura suave, libres de perfumes y polvo, que hacen más cómodo su uso y limpieza. De la higiene y calidad de la caja depende la buena salud de tu gato y, si hace sus necesidades por fuera, es una manifestación de incomodidad.
 
Mi gata sale frecuentemente de casa (tiene acceso para salir) y no está esterilizada. ¿Cómo puedo saber si está preñada? ¿Hay algunos síntomas o señales?
Juan Sebastián Romero. Mascota: Keita. Bogotá.
En primera estancia, yo recomendaría que tu gata no saliera para prevenir cualquier enfermedad de contagio. Segundo, lo mejor es pensar en la esterilización para prevenir el tema reproductivo. Recuerda: prevenir es mejor que lamentar. Los síntomas de la preñez son cambio de temperamento, menor actividad y algunas otras señales visibles como crecimiento abdominal. Debes restringir las salidas, proporcionar alimento de buena calidad y consultar con el médico veterinario para asegurarte de que todo esté bien.

Por: Catalina Cuadros. Zootecnista de la Universidad de la Salle especializada en nutrición y fisiología felina del Broward Community Collegue, de Estados Unidos. Actualmente, con su empresa Ecocat, desarrolla productos ecológicos para gatos, como arena ecológica y dietas especializadas en comida natural.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.