Fumar también es perjudicial para ellos

Estudios de toxicidad y riesgo han demostrado que la exposición de perros y gatos al humo del cigarrillo está asociada a enfermedades como cáncer de pulmón y nasal, linfomas, alergias, enfermedades oculares y de la piel, y problemas respiratorios.

¿Qué pasaría si te dijéramos que cada vez que prendes un cigarrillo en tu casa expones a tu mascota al humo del tabaco, convirtiéndola en un fumador pasivo y que esto tiene repercusiones en su salud?
Un estudio conducido por la doctora Carolynn MacAllister de la Universidad de Oklahoma estableció que la continua exposición al cigarrillo genera cáncer oral y linfoma en los gatos, y cáncer de pulmón y de nariz en los perros”.

MacAllister aseguró al Science Daily que los gatos que viven con fumadores son más propensos a presentar cáncer de boca, o carcinoma de células escamosas, que aquellos que viven en espacio libres de humo de tabaco. Los problemas de salud aumentaron en los animales que han convivido con humanos fumadores por más de 5 años.

“Los gatos, como fumadores pasivos, son muy susceptibles a los efectos del tabaco, debido a sus hábitos de acicalamiento. Al estar constantemente lamiéndose exponen la membrana de mucosa de la boca a los carcinógenos que se acumulan en su pelaje”, asegura la veterinaria.

En el caso de los perros de hocico largo, los carcinógenos afectan la nariz, acumulándose en las membranas mucosas. “En cambio, en los perros de hocico corto y mediano estas partículas llegan hasta los pulmones, presentando tasas de cáncer más altas en esta zona”, reveló un estudio conducido por la Universidad de Colorado.

Los riesgos para las mascotas de vivir en un ambiente de fumadores también tienen que ver con el envenenamiento, a través de la ingestión involuntaria de las colillas de cigarrillo que quedan a su alcance o de agua contaminada con nicotina.

¿Será que es hora de pensar en dejar de fumar?
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.