En palabras de Sergio Arias, médico veterinario de la Universidad de La Salle, “los gimnasios son importantes en la vida del animal, pues enriquecen su ambiente y estimulan sus sofisticadas habilidades físicas”. En palabras de Sergio Arias, médico veterinario de la Universidad de La Salle, “los gimnasios son importantes en la vida del animal, pues enriquecen su ambiente y estimulan sus sofisticadas habilidades físicas”. Foto: 4Patas.com.co

Más que un lujo

Los gimnasios son una buena opción para mantener en forma a nuestro felino, y a los muebles fuera del alcance de sus uñas.

Si tienes un minino, te habrás dado cuenta de que una de las cosas que más les gusta es explorar las alturas y llegar a sitios como bibliotecas, armarios y repisas. Por su naturaleza, tienden a buscar estructuras elevadas desde donde logran una visión amplia que les permite reconocer su territorio y, además, desarrollar su instinto cazador.

En un apartamento o una casa, aquellas excursiones pueden convertirse en un inconveniente pues, muchas veces, resultan en una seguidilla de objetos en el piso sin que sea culpa del animal. Para mitigar esto, lo mejor es adecuar un gimnasio para tu felino.

En estas estructuras modulares pueden ejercitarse, jugar, descansar y, si se ubican estratégicamente, lograr un buen reconocimiento del espacio. En palabras de Sergio Arias, médico veterinario de la Universidad de La Salle, “estas son importantes en la vida del animal, pues enriquecen su ambiente y estimulan sus sofisticadas habilidades físicas”.

Aunque las hay pequeñas, desde los 70 cm de altura, tu gato agradecerá una un poco más alta, que posea diferentes juegos o posibilidades de interacción y, lo más importante, que sea lo suficientemente estable como para darle la confianza necesaria a la hora de trepar, balancearse o dormir.

Aunque en principio puede pensarse que es un accesorio prescindible, Carolina Galindo, médica veterinaria y representante de Jarapets, advierte que estos gimnasios no son un lujo sino una necesidad: por un lado, garantizan una mejor calidad de vida para los gatos domésticos y, por otra, mantienen los muebles y enseres protegidos de sus uñas.

Superequipado
Cajones
Cajas con diferentes formas (casas, nidos o madrigueras) en las que el gato se esconde, duerme o descansa. Se ubican en partes altas para privilegiar la visión panorámica.

Hamacas
Cuelgan para que el gato se acueste en ellas.

Lazos
De diferente diámetro, sirven como rascadores y como medio para trepar.

Juguetes
Ratones de peluches o bolas que cuelgan de las estructuras para que el animal se divierta con ellos.

¡Ten en cuenta!
- Vigila el desgaste: bordes filosos, puntillas sueltas o estructuras flojas pueden lesionar a tu gato. Hilos o cuerdas sueltas deben ser eliminadas para evitar que el animal las ingiera por accidente.
- Aseo: retira con frecuencia el exceso de pelo y revisa la presencia de malos olores.
- Estabilidad: revisa que el gimnasio no pierda equilibrio o pueda caerse cuando el gato se suba o se balancee sobre él.

Los beneficios
- Garantizan la práctica diaria de ejercicio.
- Estimulan sus habilidades motrices al permitirle trepar y hacer equilibrio.
- Disminuyen el estrés del animal cuando se encuentra solo en casa.
- Ayuda a mantenerlos vigorosos y con un peso adecuado.

¿Dónde ubicarlos?
Un lugar estratégico es importante, por lo que debe buscarse un punto donde el gato tenga una visión panorámica. Situarlo cerca de una ventana es una buena opción, siempre y cuando esta nunca esté abierta. Tampoco es recomendable ubicarlos en balcones, cocinas o donde una caída pueda lesionar al animal o a una persona. Si se trata de un gimnasio alto, es necesario asegurarse de que este quede fijado al piso o a la pared para evitar accidentes.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.