Ante cualquier síntoma que presente tu mascota, lo recomendable es acudir cuanto antes a un médico veterinario de confianza. Ante cualquier síntoma que presente tu mascota, lo recomendable es acudir cuanto antes a un médico veterinario de confianza. Foto: 4Patas.com.co

Estómago feliz

La gastritis felina es un tema de cuidado. Este padecimiento puede hacer un gran daño a tu mascota. A continuación, te contamos todo lo que tienes que saber al respecto y la importancia de su prevención.

Si notas que tu gato mantiene una actitud extremadamente pasiva, se le ve intranquilo y, además, sufre de episodios constantes de vómito luego de comer, probablemente esté padeciendo de gastritis. Esta enfermedad, que afecta la mucosa del estómago, termina siendo un gran inconveniente para la salud del felino, ya que estropea el funcionamiento de su sistema digestivo.

Las causas son diversas pero, la gran mayoría de veces, se relacionan con alimentos o sustancias que tu minino ha ingerido: comida en malas condiciones, ingesta de algunas plantas, de objetos extraños, veneno, tragar pelo a la hora de acicalarse o comer en exceso a gran velocidad.

Por este motivo, la enfermedad se relaciona muy estrechamente con los cuidados que tiene el dueño hacia su mascota, ya que un monitoreo constante de los hábitos alimenticios puede ser suficiente para evitar el surgimiento y las complicaciones de la gastritis.

Ciertos medicamentos suministrados de manera equivocada, también pueden propiciar la aparición de esta enfermedad; a propósito de esto, Édgar Gutiérrez, director de la clínica veterinaria de la Universidad de la Salle, explica que: “Son varios los casos de gastritis felina que llegan al consultorio por mala administración de medicamentos. Los dueños, en su afán de una curación acelerada, suministran una dosis superior a la que receta el médico y ocasionan este problema. Es recomendable acatar al pie de la letra la prescripción”.

¿Y cómo se trata?
Este mal resulta tratable si se actúa a tiempo. Aunque, en muchas ocasiones la gastritis suele ser pasajera y se alivia por sí sola, es recomendable no bajar la guardia; si notas que tu mascota lleva más de 24 horas con la sintomatología anteriormente mencionada, acude lo más pronto posible al médico veterinario.

El profesional examinará al felino y, dependiendo del caso, actuará de la manera más adecuada; por ejemplo, restringiendo cierto tipo de alimentos y recetando una dieta blanda que ayude a la recuperación del estómago en caso de que el padecimiento se haya producido por la ingesta de comida en mala condición o de que el animal haya comido en exceso.

El médico veterinario, Édgar Gutiérrez, señala que, aunque no existe mayor vulnerabilidad de una raza sobre otra a la hora de padecer gastritis, es recomendable realizar visitas programadas al veterinario como forma de prevención de este y otros males. Cuando se trata de la ingesta de pelos, muy común por los ya conocidos hábitos de aseo que tienen los felinos, Gutiérrez recomienda tener a la mano algunos laxantes suaves que ayuden al metabolismo de la mascota para que su sistema digestivo no se vea afectado y para impedir que la enfermedad se vuelva crónica, lo que podría desencadenarse en un problema mayor, como las úlceras.

El principal consejo es que estés atento y le proporciones muchos cuidados a tu minino. “Con atención y cariño, la calidad de vida del gato siempre será óptima”, concluye Gutiérrez.

A veces no viene sola
Es de vital importancia tener en cuenta que la gastritis está ligada, en ocasiones, a algunas enfermedades o que sus síntomas pueden hacer parte de un cuadro clínico más complejo. Dependiendo de la cantidad y de las características del vómito, el especialista determinará si tu mascota está sufriendo de un padecimiento más grave. El cáncer estomacal, los problemas renales, la peritonitis y las complicaciones hepáticas, están relacionadas con las náuseas y otras manifestaciones físicas. Por eso, debes estar alerta.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.