La fatiga de los bigotes

Para quienes tenemos gatos, los eventuales (¡o constantes!) problemas a la hora de alimentarlos son parte de la experiencia felina. “Es que son animales muy quisquillosos”, cantamos a coro los dueños y amantes de gatos, en un intento de excusarlos ante la mirada crítica de quienes no tienen gatos.

Hay ahora un nuevo diagnóstico felino que está cogiendo fuerza en medicina veterinaria y que explica los problemas alimentarios en varios gatos: la fatiga de los bigotes. Los bigotes de nuestros gatos, además de ser el toque perfecto para sus caras peludas y regordetas, son muy sensibles al tacto gracias a los propioceptores que se encuentran en la base. Es gracias a sus bigotes que los gatos, miopes por naturaleza, pueden hacerse a una mejor idea de sus alrededores.

Los platos para gato que usualmente conseguimos en tiendas de mascotas o clínicas veterinarias suelen tener bordes elevados contra los cuales, cuando el gato se alimenta, los bigotes se rozan y producen la fatiga de los bigotes.

No te vayas sin consultar: ¿Por qué los gatos aman el sol?

¿Cuáles son los signos de la fatiga de los bigotes? Si tu gato presenta una o varias de las siguientes pautas de comportamiento, puede estar experimentando la fatiga de los bigotes, que puede ser molesta e incluso dolorosa:

- Saca el alimento del plato para comer en el suelo.

- Deja comida en el fondo del plato, a pesar de tener hambre.

- Se comporta agresivamente con otras mascotas de la familia mientras come.

- Se muestra hambriento pero indeciso para comer, rondando su plato de comida o sentándose cerca por un rato antes de comer.

La solución es comprar un plato especialmente diseñado para evitar el roce con los bigotes o, más fácil aún, alimentar al gato en un plato plano de los que usamos nosotros. Ah, y recuerda, nunca utilices platos plásticos para alimentar perros ni gatos, ya que el plástico acumula muchas bacterias que, en el caso de los gatos, pueden producir acné felino.

Esto también te puede interesar: Consejos efectivos para corregir adecuadamente a un gato

Otros video de Alejandro Quiceno

No le creas a todas las denuncias en redes sociales

Así fue como el gato inició su “conquista” por el mundo entero

El niño y el perro no se llevan bien, ¿por qué?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.