¡A que te cojo ratón!

Algunos consideran que eso de que los gatos cazan ratones es solo un mito. Aquí te mostramos la realidad de esta actividad felina, que aunque no todas las mascotas practican, si ocurre.

A pesar de ser un excelente animal de compañía, el gato es por naturaleza un gran cazador debido a que posee agilidad y una velocidad sorprendente. Si bien se ha acostumbrado a obtener alimento, afecto y protección de los humanos, su coexistencia con este no le ha hecho perder su libertad, ni capacidad para cazar.

Según los expertos, las presas preferidas de los mininos son ratones, mamíferos pequeños y aves. Las capturas están relacionadas con la edad y la hora del día. En la mañana prefieren las aves, en la tarde pueden incluso llegar a atrapar reptiles y es en la noche cuando se dedican a buscar ratones. Pese a sus habilidades innatas, sólo tienen un 10% de efectividad en sus ataques, salvo que se vean impulsados por necesidad. La técnica de caza más frecuente es el acecho acompañado de movimientos ágiles y de constante observación de la presa. Normalmente se sabe que están al acecho porque sus ojos permanecen fijos y las orejas erectas.

Muchos se preguntan si la caza es un comportamiento innato o aprendido. La verdad es que incluso las crías saben acechar y cazar, pero es su madre quien les enseña a matar a la presa. Es importante saber que los gatos cazan incluso cuando no están hambrientos. Esto se debe a que este comportamiento está directamente relacionado con su instinto y en su cerebro funciona de manera separada al hambre.

Si bien algunos amos les preocupa que su mascota llegue con roedores en su hocico a casa, esta es una actividad común que muchas razas practican y que no refiere un peligro inminente para el animal, siempre y cuando se tengan cuidados de aseo bucal y visitas periódicas al veterinario.  

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.