Que no sea su última cena

Las mascotas no deben comer las sobras de la mesa, pues los alimentos para humanos contienen ingredientes, como conservantes, condimentos y picantes, que son nocivos para su salud.

Es en esta época en la que las familias se reúnen alrededor de suculentos platos para celebrar el fin del año. Y después de las fiestas, es frecuente que quede una importante cantidad de comida, sin embargo, ¿qué te hace pensar que es correcto alimentar a tu mascota con estas sobras? A continuación hacemos un recuento de los alimentos comunes en las festividades de fin de año y que al mismo tiempo son los más nocivos para perros y gatos. Toma atenta nota.

Lácteos
La leche de vaca, que es la que habitualmente consumimos, tiene una composición muy distinta a la producida por perras y gatas. De tal forma que, como su sistema digestivo está diseñado para otro tipo de leche, un consumo excesivo puede producir reacciones indeseables en tu mascota. Recuerda además que los gatos adultos no toleran la lactosa, y por eso tienen diarreas, vómitos y problemas digestivos si toman leche.

Pavo
Procura no alimentar a tu perro con carne de pavo. Por un lado los perros no pueden digerir la piel del pavo correctamente y, adicional a eso, la presencia de huesos puede ser fatal.

Tamales
Es cierto que son una delicia para el paladar y que forman parte de la riqueza gastronómica de nuestra cultura, pero debido a su alto contenido de condimentos pueden resultar contraproducentes para el sistema digestivo de tu peludo.

Carnes frías
Tienen mucha sal y grasas que para un gato o un perro son excesivas y les traerán eventuales problemas de salud. Existen reportes de perros que después de alimentarse con gran cantidad de embutidos y carnes frías presentan síntomas nerviosos.

Paté
Puede que el sabor sea atractivo para tu mascota, pero con seguridad sus condimentos los harán pasar un muy mal rato.

Chocolate
Es quizás uno de los alimentos más peligrosos para los perros. Puede llegar a generar lesiones irreversibles a nivel cardiaco y nervioso.

Cebolla
El consumo de grandes cantidades de cebolla, o de alimentos sazonados con este vegetal, puede producir anemia, especialmente en perros.

Salsas
Las salsas son infaltables en una buena comida, pero pueden ser alimentos peligrosos y tóxicos para tu peludo. Ciertos ingredientes básicos de las salsas (como ají, ajo y cebolla) pueden provocar problemas intestinales y cardíacos.

Ensaladas de frutas
Si bien es cierto que la mayoría de frutas son buenas para nuestras mascotas, hay una fruta, muy común en festividades decembrinas, que es altamente tóxica para los perros: las uvas. Estas pueden llegar a causar serios problemas renales.

Carnes rellenas
Este tipo de comida tiene un alto contenido de condimentos y de cebolla que puede perjudicar a tu mascota. La presencia de miga de pan en estas preparaciones puede causar dilatación gástrica a los perros.

Huesos
Darle huesos a tu perro puede parecer lo más normal. Sin embargo, pueden ser muy peligrosos para tu mascota ya que pueden astillarlos al morderlos y clavarse en las encías o generar lesiones mucho más serias a nivel gastrointestinal.

Nueces
Es cierto que son deliciosas, pero no son recomendables para nuestras mascotas. Aparte de ser tóxicas pueden generarle a tu peludo algún tipo de obstrucción gastrointestinal. Así que ya sabes, nada de nueces. Esto incluye postres y tortas que las incluyan en sus ingredientes.

Alcohol
Es apenas obvio. Pero no está de más en mencionarlo. Recuerda que el menor tamaño de nuestras mascotas, las hace aún más susceptibles al efecto del alcohol.

Además de lo mencionado anteriormente, la comida de nuestras mesas puede producirle a nuestras mascotas serios problemas dermatológicos con consecuencias indeseables sobre su salud y bienestar. Vea también: Alimentos humanos permitidos para perros. 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.