Aromaterapia canina Aromaterapia canina Foto: 4Patas.com.co

Aromaterapia canina

Esta práctica se ha posicionado como uno de los métodos naturales más solicitados para perros con problemas de estrés, depresión, ansiedad o hiperactividad. Más allá de calmarlos momentáneamente, les enseña a permanecer en un estado de tranquilidad.

El uso de aceites vegetales para fines terapéuticos en humanos es reconocido desde hace varios años por la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, por su carácter natural, se ha comprobado que sus efectos positivos pueden aplicarse también a los animales que viven grandes situaciones de agitación.

Estos aceites se obtienen de la planta a través de la destilación o la presión en frío. De esta manera, se conservan sus propiedades, beneficios y, sobre todo, su olor particular. Aunque los humanos pueden acceder a la aromaterapia oliendo la esencia directamente de la botella o aplicándola en la piel, los perros son animales inquietos y necesitan de una atmósfera especial para que se relajen.

Según la etóloga Liliana Chauta, lo anterior se debe a que “los canes están sujetos al mismo aspecto emocional que los hombres; pero, a diferencia del ser humano, que puede racionalizar sus emociones y relacionarlas con su propia historia, los perros las viven en el momento de manera plena”.

Por esta razón, la aromaterapia se recomienda para aquellas mascotas que sufren de depresión, ansiedad, hiperactividad, estrés, agresividad, apego emocional y otros comportamientos que les impidan relacionarse de forma normal o estar mucho tiempo sin supervisión. Sin embargo, antes de intentar este método en casa, es importante consultar a un experto en el tema, quien hará una valoración médica completa para saber si el paciente necesita terapias complementarias para mejorarse.

Una mano experta
Después de la evaluación médica, el especialista decidirá qué tipo de esencias son las más aptas para el perro y el número de sesiones necesarias para tratarlo. Además, establecerá, junto con el dueño, si es mejor realizar el tratamiento en la veterinaria o en la casa, para acostumbrar a la mascota a mantener la calma sin importar el ambiente.

Por su parte, Liliana Chauta recomienda trabajar con algún elemento conocido para el cachorro como su cama o su propia cobija. En ese caso, se sentirá más cómodo cuando empiece a inhalar los aromas. Además, la etóloga prefiere realizar un poco de digitoterapia (presión con los dedos en puntos sensibles del cuerpo) durante los primeros 15 minutos para que su paciente se calme más rápido y no trate de escabullirse a otro cuarto.

“El momento ideal del tratamiento es cuando el perro se desgonza, se deja consentir y sigue aspirando las esencias que lo tranquilizan. Al terminar la terapia, estarán tan relajados que no van a ladrar o a llorar y no sentirán nada parecido a la tristeza, la soledad o la angustia. Están calmados y felices para seguir con su rutina diaria”, asegura Chauta.

La ventaja de la aromaterapia es que, después de un tiempo, los cachorros asocian los olores con un ambiente de tranquilidad, por lo que se pueden usar como ambientadores en la casa. Eso sí, no deben ser inciensos porque las cenizas pueden ser inhaladas, causando un daño innecesario.

La aromaterapia disminuye los niveles de estrés y, además de tranquilizar a los animales en momentos de ansiedad, los ayuda a dormir mejor.

Sus ventajas
• Los aceites se demoran varios años en vencerse.
• Pueden encontrarse en cualquier tienda naturista.
• Son económicos.
• Pueden usarse en casa como aromatizadores.
• Ayudan al aspecto emocional y físico de la mascota.

Tener cuidado
• Estos aceites no deben ser ingeridos.
• Generalmente, es necesario el uso de un pebetero para que, con ayuda del calor, los aceites expulsen su aroma de manera más amplia. Por esta razón, los niños y las mascotas no deben tener acceso a ellos. Es preciso evitar toda clase de quemaduras.

Los más usados
Los aceites más usados en la aromaterapia son:
Lavanda: produce tranquilidad y una sensación de bienestar. Disminuye los niveles de estrés y ayuda a dormir.
Limón: permite una mayor concentración, mejora la digestión, y actúa contra los dolores de cabeza. También aumenta la resistencia del sistema inmune.
Mejorana: es un calmante natural. Se recomienda para disminuir la hiperactividad y tratar la depresión.
Menta: aumenta la agilidad mental, además de mejorar el humor y la concentración.
Rosa: excelente para tratar el miedo y la ansiedad.
Manzanilla: es un calmante muy efectivo para tratar las jaquecas. También funciona como antidepresivo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.