Reiki Reiki Foto: Foto Karen Salamanca 4p5 Reikey (2) F

Reiki para pequeños animales

Esta técnica japonesa coayudante ha conquistado al mundo por su practicidad, su base científica y sus testimonios de sanación. Es una alternativa natural y sin químicos, que trabaja directamente en la energía del paciente mejorando el cuerpo y la mente.

¿Qué es?
Es una técnica japonesa que se fundamenta en el manejo de la energía para lograr la sanación. Su origen se remonta a 1922 cuando Mikao Usui Sensei creó el tratamiento para el cuerpo y la mente. Fue conocida públicamente luego del gran terremoto de 1923 donde se necesitaron manos extra para curar enfermos y heridos. Fue la reikista Hawayo Takata quien inició en 1937 la difusión de Reiki en occidente. Alrededor del año 1980 llegó el método a Colombia. La Organización Mundial de la Salud (OMS), la reconoce como una terapia coayudante en sanación. Dados sus beneficios y su rápido efecto, algunos dueños han comenzado a aplicar este tratamiento natural a sus mascotas.

¿Cómo funciona?
El procedimiento es simple: el terapeuta pone las manos sobre la mascota para la transmisión de energía. “Solo un iniciado en Reiki es capaz de hacerlo”, explica la maestra Sua Castro de la escuela de Florescencia. “Los animales de manera natural sienten la energía; intrínsecamente reconocen el equilibrio por lo que aplicar estas terapias a mascotas es sencillo y eficaz”, puntualiza. Iniciado el tratamiento, el experto identifica la región donde se acumula el mayor número de toxinas (físicas o emocionales) y en la cual se encuentra el origen de la enfermedad.

Tadao Yamaguchi, uno de los reikistas más reconocidos, recomienda tratar tanto a las mascotas, como a los dueños. “Se ha identificado que la mayoría de problemas o enfermedades que el perro manifiesta son en realidad cargas emocionales de los propietarios”, explica Sua Castro. Lo anterior está relacionado con uno de los principios básicos de César Millán para tratar los problemas caninos: “La energía del propietario debe ser tranquila y asertiva”.

¿Cuánto dura un tratamiento y en qué casos se recomienda?
Teniendo en cuenta la afección del paciente (y de su amo), puede durar entre uno y seis meses. Es muy útil en trastornos de comportamiento o de síndrome de ansiedad por separación, condiciones hereditarias, cáncer, displasia de cadera, lagrimeo o en caso de accidentes. Incluso, la mascota que se encuentra en perfecto estado y entra a terapia se beneficia con esta técnica.

¿Cuáles son los costos?
Entre 30.000 y 70.000 pesos dependiendo del centro de atención, y de si el paciente es perro o humano (o ambos).

¿A dónde acudir?
En Colombia hay sitios especializados en terapia Reiki para mascotas, basta con cerciorarse de que tanto el centro y como el terapeuta tengan las respectivas certificaciones. Es recomendable que el dueño esté sintonizado con este sistema de sanación.

Casos exitosos

Orión
Este border collie sufrió de ansiedad, un problema común en su raza. Su euforia lo llevó a tener accidentes al escapar abruptamente tras oír ruidos fuertes como el de la licuadora o la aspiradora. Solía lastimarse las extremidades al huir de la escena; su comportamiento era extremadamente nervioso al socializar con otros perros y se soltaba de su collar para evitar contacto. Hoy en día, atiende al llamado, le gusta mantenerse en la cocina y juega en el parque con otras mascotas, su ansiedad ha mermado notoriamente. Amo y perro reciben terapia desde hace aproximadamente cuatro meses. Los resultados fueron tan positivos que su dueña decidió estudiar Reiki para aplicarle esta técnica en casa. Así, Orión disfruta de la carga energética al mismo tiempo que recibe una caricia.

Tobby
En febrero fue encontrado en la calle 170 por Angie Perdomo, la terapeuta Reiki para mascotas de la escuela, y lo hizo valorar por el veterinario. El can había sido víctima de un golpe que le fracturó el maxilar superior e inferior, el hueso se salió por el paladar y las fosas nasales quedaron expuestas a infecciones, lo cual le costó la mayoría de sus dientes frontales; estaba desnutrido, tenía pulgas, piel seca y mal olor. Además de aplicarle el tratamiento recomendado por el veterinario, Tobby recibió homeopatía, esencias florales, tratamiento de cristales y por supuesto Reiki. Durante los dos primeros meses recibió esta técnica japonesa todos los días; la mascota se estabilizó, la fiebre desapareció, la infección se eliminó completamente, el olor disminuyó considerablemente, subió de peso, presenta pelo brillante y abundante, ya no tiene hongos en la piel, y es más asertivo con las personas. Actualmente solo recibe terapia energética una vez a la semana. Hoy en día esta mascota muestra el último colmillo que le queda, vive feliz junto a Nani, su hermana cocker spaniel, y pronto tendrá cirugía reconstructiva en el paladar.

Agradecimientos: Centro Florescencia, Calle 148 # 22-31.


¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.