El seguimiento médico y la hidratación son muy importantes para que dueño y mascota disfruten de manera saludable de una jornada de running. El seguimiento médico y la hidratación son muy importantes para que dueño y mascota disfruten de manera saludable de una jornada de running. Foto: 4Patas.com.co

A correr se dijo

Nada mejor que hacer ejercicio al lado de tu perro, pues él nunca tendrá pereza de salir y tú conseguirás un compañero incondicional para trotar todos los días. Sin embargo, es necesario tener en cuenta las condiciones de tu mascota para que la experiencia sea perfecta.

Muchas personas quieren hacer deporte de manera constante, pero pocas lo logran. La pereza, el tiempo y la pérdida de iniciativa son factores por los cuales esta meta no se cumple. Para motivarse, es común recurrir a un amigo o amiga con el cual compartir la rutina de ejercicios diarios; en muchas ocasiones es su mascota la mejor elección.

Con el tiempo esta opción ha ganado adeptos, gracias a espacios como los parques o las ciclovías dominicales en Bogotá. El running es una actividad saludable para las personas que, además, pueden encontrar en sus mascotas el compañero ideal. Desde luego, es importante tener en cuenta ciertos parámetros para que la salud del perro no corra ningún peligro.

1. Antes de empezar: visita al veterinario
Cuando una persona comienza a ir al gimnasio, un médico deportólogo la examina para determinar qué tipo de ejercicio es el mejor para su salud, según su capacidad física, sus puntos débiles y su historia clínica. Lo mismo debe hacerse con los canes. Así, el veterinario sabrá el estado de sus músculos y huesos, y si es propenso o no a las lesiones; con este diagnóstico será más fácil saber durante cuánto tiempo puede correr sin parar o si es mejor solo trotar, entre otras cosas.

2. Debe ser un adulto
Los cachorros están en proceso de crecimiento, por lo que es riesgoso que realicen ejercicios de alto impacto. El mejor momento para iniciar el running amateur es en su edad adulta, cuando músculos, huesos y articulaciones están totalmente formados.

3. Cómprale una correa especial
Es verdad, la correa para sacarlo a pasear no es la misma que necesitas para correr. De hecho, los expertos recomiendan un arnés ergonómico, para que sus movimientos sean lo más fluidos posible, no se haga daño y no te lastime. A veces, cuando el perro tiene una correa normal, está corriendo y aumenta la velocidad sin aviso, se hiere la garganta y puede quemarle las manos a sus dueños sin querer.

4. Evita el sol intenso
Al contrario de los humanos, los canes no sudan fácilmente y su temperatura corporal es difícil de controlar. Si sacas a tu mascota a correr en un día caluroso, sin contar qué tan peluda es o no, la estás exponiendo a un golpe de calor, el cual aumenta su temperatura interna a niveles peligrosos.

5. Recuerda darle agua
La hidratación adecuada es esencial para tu salud y la de tu perro. Durante el running es importante que lleves o compres una botella de agua para él, pero debes esperar a que se calme antes de dársela para que no tome demasiada mientras está tragando aire. ¿Cómo saber cuándo está calmado? Cuando su jadeo es lento y aparece la respiración normal.

6. Límpiale las patas al llegar a casa.
Esto le evitará infecciones e irritaciones entre los dedos. Con el tiempo, sus almohadillas se endurecerán.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.