El trote al aire libre reduce el estrés y la ansiedad de tu mascota, aumenta su capacidad aeróbica y disminuye y previene la obesidad. El trote al aire libre reduce el estrés y la ansiedad de tu mascota, aumenta su capacidad aeróbica y disminuye y previene la obesidad. Foto: 4Patas.com.co

A montar en ‘bici’

Ir a la ciclovía con tu perro puede ser una actividad beneficiosa para la salud de ambos y ayudará a que se fortalezcan los vínculos. Antes de salir, ten en cuenta algunas recomendaciones.

Se puede realizar durante 30 o 45 minutos, tiempo suficiente para que tanto tú como tu perro se ejerciten y mantengan una condición física saludable. Los canes disfrutan de la ciclovía porque les permite liberar el estrés acumulado por medio del trote al aire libre, lo que se traduce en un aumento considerable en la motivación y disposición mental para seguir órdenes y mejorar su comportamiento.  

¿Cuáles son los beneficios?

- Reducción del estrés y la ansiedad: correr libera endorfinas, lo que brinda una sensación de bienestar. Así, los comportamientos agresivos y destructores se reducen ya que se desata la energía reprimida. También se mejora la capacidad de obedecer y seguir instrucciones.

- Aumento de la capacidad aeróbica: significa que el perro será más resistente frente a actividades de ritmo constante. El progreso se verá reflejado a medida que el entrenamiento sea gradual y persistente.

- Disminución y prevención de la obesidad: al igual que con los humanos, la actividad física combate el sedentarismo y, por lo tanto, la acumulación de grasas. Esta perjudica la salud de nuestra mascota y puede ocasionarle enfermedades cardiovasculares o cáncer.

¿Qué cuidados debes tener?

- Collar:
será de gran utilidad para tener el control de tu mascota y así asegurar que trote a la par. Además, es clave para evitar accidentes, por ejemplo, al cruzar la calle. La extensión recomendada es de dos metros, aunque debe ajustarse al nivel del vehículo.

- Hidratación: prevenir la deshidratación es una de las labores más importantes para que esta actividad sea realmente beneficiosa. Llevar suficiente líquido (tanto para ti como para tu perro) y un bebedor portátil, te facilitará esta tarea.

- Calzado: debes recordar que las almohadillas de los perros son sensibles a algunos terrenos. Superficies como el asfalto caliente y calles empedradas pueden lastimar las extremidades del animal. Para prevenir lesiones, se consiguen zapatos especialmente diseñados para ellos, aunque antes de la salida, tu mascota ya tendría que estar habituado a utilizarlos. De igual forma, existen productos veterinarios que ayudan a prevenir la resequedad y las lesiones causadas por fricción y calor.

Algunos consejos

- Raza: no todas tienen el mismo rendimiento a la hora de acompañarte. Por ejemplo, los perros de patas cortas y hocico chato, como bulldogs o pugs, presentan dificultades para realizar recorridos largos y alcanzar grandes velocidades. Aquellos con naturaleza atlética, como los golden retriever, border collie, pastor alemán y beagle, son perfectos.

- Edad: se debe prestar atención a las mascotas adultas, ya que su rendimiento físico se reduce. Los cachorros no son aptos para seguir una rutina con una distancia e intensidad altas ni para seguir las órdenes de sus amos. Sin embargo, su entrenamiento sí puede empezar, de manera paulatina, desde esta época, combinándose con juegos y otras actividades más flexibles.

- Condición física: antes de empezar con una rutina de ejercicio, lleva a tu mascota al veterinario. Es este quien determina si el estado físico del perro es óptimo. Si tu can posee problemas cardiacos, de articulaciones o de respiración, deberás tener mayores precauciones e, incluso, evitar cierto tipo de actividades.

- Comportamiento: con respecto a las mascotas agresivas, o con problemas para relacionarse con otras, lo más recomendable es tomar las medidas necesarias con el fin de evitar encuentros desagradables o prevenir agresiones. Si este es el caso, nunca salgas de casa sin su correa y un bozal.

- Entrenamiento: al igual que las personas, tu mascota debe aumentar de manera progresiva las distancias y el tiempo que corre. De esta manera, el cuerpo se adaptará y se evitarán lesiones en las articulaciones. Así que antes de salir a la ciclovía, puedes realizar un trayecto más corto (darle la vuelta a la cuadra, por ejemplo), para que el perro se adapte a la bicicleta y a tu ritmo.

¡Alerta! Recomendaciones para el amo

1. Cinturón con mosquetón: este objeto te permitirá llevar las manos libres, mientras el perro está asegurado a tu cuerpo o a la bicicleta.

2. Mochila o canguro: allí se puede llevar el agua, el bebedor portátil y otros elementos necesarios para ambos durante el recorrido.

3. Objetos de seguridad: el casco, el chaleco y/o las rodilleras son indispensables para que disfrutes de la actividad física sin ningún tipo de riesgo.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.