¡Qué viva la música!

La guitarra suena y él no para de sonreír. Pero es asombroso el malestar que causa en este Golden Retriever el que los acordes desaparezcan. “¡No te detengas!” parece decir con su mirada.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.