La primera cita con el veterinario

Para poder garantizar su salud y la de toda la familia, los perros que llegan a través de la adopción deben ser revisados por un veterinario desde el primer momento.

La llegada de un perro adoptado a tu vida es, sin lugar a dudas, un momento de alegría. Además, es el comienzo de una estrecha relación y de un cúmulo de buenas experiencias. Es por esta razón que debes procurarle los mejores cuidados. El primer paso a seguir es acudir a una cita con el veterinario.

Programa esta primera visita la semana siguiente después de la adopción o inmediatamente después de recibir a tu nuevo perro, si tienes otras mascotas en casa o sospechas de alguna enfermedad. En esta primera cita lleva toda la información médica que tengas de tu nuevo peludo para que el veterinario cuente con el mejor criterio a la hora de tomar una decisión.

Recuerda que este encuentro es definitivo para obtener claves sobre el manejo de tu perro, así que este es el momento para que hagas todas las preguntas pertinentes.

Bajo la lupa
El veterinario hará una revisión física completa de tu perro y determinará su estado corporal, además de descartar la presencia de parásitos o la evidencia de alguna enfermedad. Adicionalmente, podrá darte algunas recomendaciones para que empieces a construir un vínculo afectivo con tu nuevo peludo. Con el fin de indagar la presencia de alguna enfermedad infecciosa o proceso patológico, el veterinario ordenará pruebas de laboratorio. Para este fin tomará principalmente muestras de sangre, orina y excretas. En el caso de que durante el examen físico se evidencie alguna fractura o lesión importante, es muy seguro que el médico te informe sobre la necesidad de tomar una radiografía o realizar una ecografía para evaluar el grado en que esta situación está comprometiendo la salud y bienestar de tu mascota.

Si tu peludo no ha sido esterilizado en el refugio donde lo adoptaste, lo más seguro es que el veterinario te sugiera hacerlo. Ten presente que una de las responsabilidades de todo buen propietario es controlar la reproducción de su perro.

Si el veterinario ordena algún tratamiento, debes cumplir con todas las indicaciones al pie de la letra.

Vacunación
Ten presente que la vacunación en perros es la mejor herramienta para prevenir enfermedades infecciosas, como la rabia, el moquillo y la parvovirosis. En el momento de recibir al nuevo miembro de tu familia, el centro de adopción te debe hacer entrega de su carné de vacunación en el que estarán consignadas todas las vacunas que se le aplicaron y la fecha de la próxima vacunación.

En caso de que recibas un perro sin ninguna historia clínica conocida (esto es muy común cuando adoptas peludos de la calle), el veterinario deberá iniciar un protocolo de vacunación para proteger la salud de tu mascota y la de toda tu familia.

Desparasitación
Como tu perro viene de compartir un mismo ambiente con otros peludos, lo más seguro es que el veterinario lo desparasite para controlar la presencia de parásitos. Así mismo, impartirá un programa de desparasitación para prevenir en el futuro la presentación de enfermedades parasitarias en tu mascota. No olvides que debes programar visitas periódicas al veterinario para así garantizar el bienestar y la salud del nuevo miembro de tu familia.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.