Las 8 actitudes que demuestran que eres irresponsable con tu mascota

Set responsable con tu mascota requiere de esfuerzo y dedicación. Estas 8 actitudes demuestran que eres irresponsable con tu peludito.

  1. Cuando esperas demasiado tiempo para llevarlo al veterinario. Cuando ves que tu perro o gato está enfermo y esperas en casa para ver si mejora, sin hacer nada al respecto, eso es un signo claro de irresponsabilidad. Hay actitudes que demuestran que el animal no está bien. Si no come, si no quiere salir a dar su paseo diario o si simplemente permanece cabizbajo en su cama, sin querer moverse, obviamente no está bien de salud. Su bienestar está en tus manos.
  2. Traer un perro a casa para sacarlo a los dos días. Esto es más usual de lo que parece. Es fácil enamorarse del perro y llevarlo a casa, pero a la hora de asumir la responsabilidad muchos se echan para atrás. Si tú entusiasmaste al animalito con darle un hogar y al poco tiempo lo dejaste botado, lamentamos decirte que eres irresponsable. Recuerda que adoptar es un compromiso con un ser vivo. Si realmente quieres asumirlo, no juegues con el animal, llénalo de amor y tú llénate de paciencia para educarlo.
  3. No dedicarle tiempo. Tienes que saber que cuando llevas un animal a casa una de las cosas que no puedes pasar por alto es el tiempo que dedicarle tiempo. El perro o gato no es un juguete, por eso debes jugar con él y acompañarlo en todas las etapas de su vida. Ahora él es tu responsabilidad y debes asumirla.
  4. No esterilizar o castrar. Para curarte en salud y no permitir que tu perro o perra tenga familia y luego no sepas qué hacer con todos los recién nacidos, es obligación tuya hacerle esta cirugía a tu perro o perra. Además de ser importantes porque en perras la esterilización evita el embarazo psicológico y en perros el cáncer de próstata.
  5. Escoger una raza porque te gusta. Es cierto que elegimos las cosas o las personas según nuestro agrado, pero debes tener en cuenta tus ocupaciones y costumbres para escoger a tu perro. Existen razas que son más activas que otras, por ejemplo, si solo te gusta estar durmiendo es injusto que te quedes con un Border Collie. Piensa en ti, pero también en las necesidades de la raza que escoges.
  6. Utilizar la violencia para educar y olvidar la paciencia. Educar a un perro es como educar a un niño. Se requiere de paciencia para hacerlo y no se trata de decir frases como: “le pego y parece que no entendiera” o “es que ya tiene 6 meses y no aprende”. No debes pegarles porque ellos aprenden por medio de refuerzos positivos y tampoco esperes que en un mes lo aprenda todo. ¿Recuerdas cuando aprendiste a leer? No lo hiciste de la noche a la mañana. Pues bien, los perros tampoco, así que a tener paciencia y a no maltratarlos, porque a las malas nadie aprende.
  7. No sacarlo a pasear si tienes un parque cerca o un jardín en casa. Esto es algo que sucede muy seguido. La pereza invade a los dueños y por eso no los sacan a pasear. Lo más triste es que muchas veces estan muy cerca de un lugar verde en el que  pueden llevarlos a correr y jugar. ¿Te gustaría vivir encerrado? ¿Verdad que no? Bueno, a ellos tampoco.
  8. “Es solo un perro”. Esta es una expresión irresponsable. Si bien es cierto que no debemos humanizar a los animales, tampoco debemos pensar que no tienen sentimientos y por eso podemos hacer con ellos lo que se nos venga en gana. No olvides que son de carne y hueso. ¡Trátalos con amor y respeto!
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.