Mitos y verdades: agresividad canina

Los comportamientos agresivos son una preocupación de todo dueño de perros. Aquí, aclaramos algunos mitos sobre este problema que puede afectar a nuestros fieles amigos.

Édgar Iván Marín, médico de la Clínica Veterinaria de la Universidad de la Salle, explica algunos de los mitos que se han tejido en torno a la agresividad canina.

Algunas razas de perros están predispuestas genéticamente a ser agresivas
Falso. Se suele confundir el sentido de defensa –que es una cualidad natural del perro– con la agresividad, la cual es un comportamiento destructivo sin fundamento. "Algunas razas tienden a ser más protectoras que otras, eso es muy distinto a que sean agresivas por naturaleza", dice Marín. La agresividad es un factor que se desarrolla de acuerdo a las decisiones que tome la persona durante la crianza del cachorro.

Un perro agresivo no tiene remedio

Falso. Cada caso es diferente y la agresividad suele tener distintos grados; sin embargo, existen mecanismos para atenuarla e incluso sanarla. Pero se requiere de tiempo y paciencia pues el origen de esta conducta suelen ser en muchas ocasiones traumas que ha sufrido nuestro compañero.

Si castigo a mi perro, la disciplina atenuará la agresividad
Falso. Lo menos recomendable con un perro es recurrir a los refuerzos negativos como: el castigo físico, propiciarles situaciones de estrés, privarlos de alimentos o juguetes; esto en lugar de poner a la mascota ‘en su sitio’ hará que su comportamiento empeore. Es mejor asesorarse de un experto en comportamiento para corregir su conducta.

La agresividad es un factor meramente etológico.

Falso. De hecho enfermedades como la rabia pueden ser causantes de comportamientos agresivos. La no esterilización de los machos, los hace más territoriales y agudiza su ansiedad, que son factores asociados a la agresividad. Lo cierto es que la agresividad es un asunto que se puede prevenir y en muchos casos curar, todo depende del compromiso que el dueño tenga con su mascota. Paciencia y esmero son las claves para que tengas un perro feliz.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.