Tips para controlar el apetito sexual de un perro

Los perros siempre scorren detrás de una perra en celo, ¿pero cómo controlar el deseo sexual de los machs? ¡Siguiendo estos tips!

  1. La castración

Este procedimiento consiste en extirpan los testículos, en donde se fabrica la testosterona, causante del instinto sexual en los perros. Sin embargo, luego de llevarse a cabo, el perro seguirá sintiéndose atraído por las hembras y por el olor que desprenden durante el celo, solo que a diferencia de lo que sucedía antes, ahora el perro no dejará embarazada a ninguna y no tendrá quistes en sus testículos. Para que este método sea efectivo, se debe tener en cuenta que la castración se debe realizar antes del año de edad para que el perro no haya tenido contacto con hembras y pueda controlarse más fácilmente.

  1. Control de su instinto sexual

Un perro siempre estará listo para aparearse, aún cuando la perra no esté en celo. Por eso, es mejor tomar las siguientes precauciones para evitar que sea presa de su instinto sexual.

  1. Llevar correa: Un perro debe salir con una correa al parque o a cualquier salida que haga. El objetivo es que no vaya salir corriendo detrás de alguna hembra, porque aun cuando ella no esté en celo, él saldrá corriendo detrás de ella.
  2. Las salidas: Si tienes confianza con la familia de la hembra, puedes controlar las salidas de tu macho y la hembra para evitar que se propicie un encuentro.
  3. Educación: Tener al perro educado en ciertos comportamientos será importante. Es decir, si el perro sabe comportarse frente a ciertos comandos como: quieto, stop, siéntate, vamos, ven, seguramente podrá atender cuando se le pida quietud o respeto por la hembra. Sin embargo, si el perro no está castrado difícilmente podrá controlar su instinto sexual.
  4. Recuerda que la castración es un método efectivo para controlar su instinto sexual. Llevar a cabo este procedimiento es muy importante para los machos.

¿Qué despierta el deseo sexual del perro?

Un perro despíerta sus deseos sexuales desde los siete meses. Para loa machos es inconfundible el olor de las feromonas que botan las perras y que son las causantes de que se alborote el deseo sexual de los perros. Sin embargo, está comprobado que a pesar de las ‘ganas’ por aparearse, un perro, al igual que otros mamíferos elige la hembra con la que quiere estar.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.