Sigue estos consejos para que una visita o una tarde con amigos no se convierta en una pesadilla. Sigue estos consejos para que una visita o una tarde con amigos no se convierta en una pesadilla. Foto: 4Patas.com.co

Un buen anfitrión

¿Cada vez que suena el timbre, tu perro enloquece, llama la atención o no soporta a los visitantes desconocidos? Si te sientes identificado, estas recomendaciones son perfectas para que tu mascota aprenda a interactuar con extraños en casa.

Muchos prefieren no recibir personas en su hogar debido al mal comportamiento de su perro; otros, por el contrario, lo convierten en el rey de la visita. Sin duda, ningún extremo es bueno. Cualquiera de estas dos conductas son erróneas y terminan por convertirte en esclavo de tu mascota.

Aunque ames a tu perro, este debe entender que todas las personas que entran merecen el mismo trato y respeto. A continuación te damos algunos consejos para que una visita o una tarde con amigos no se convierta en una pesadilla.
 
Socializar
Muchos amos piensan que consintiendo en extremo a sus canes, estos estarán mejor; sin embargo, lo que hacen es convertir a un tierno cachorro en una mascota llena de miedo hacia los extraños. Por eso es importante enseñarles a confiar en ellos mismos, en nuestros familiares y amigos. Si se trata de un perro adulto con problemas para socializar, debes permanecer cerca de él sin victimizarlo y enseñarle que los demás no representan un peligro.

Ladrido

Esta es su forma de comunicación más importante y es normal que lo haga cuando alguien se acerca del otro lado de la puerta. No lo acaricies ya que ‘afirmarás’ el ladrido; por el contario, enséñale a que aguarde sentado a una distancia prudencial de la puerta y déjalo que se acerque tranquilamente a olfatear a los invitados. Esa es su forma de presentarse.

Adiós a los brincos
Es importante que desde pequeños empiecen a respetar el espacio de cada persona, incluso el tuyo. Nada peor que llegue de visita alguien que no tiene confianza con los animales y tu perro se encargue de hacerle la vida imposible. Pues bien, aunque el miedo de los humanos alimenta la intranquilidad de los animales, debes enseñarle a no saltar encima de las personas. Dale una orden en voz calmada para que se detenga y haz contacto visual para que entienda quién manda.

En la mesa

Desde que son cachorros, debes procurar comer enfrente de ellos para que estén acostumbrados a tu rutina y dejen de desear desesperadamente tu plato. No les sirvas su concentrado al mismo tiempo, ya que en la naturaleza, el ‘líder de la manada’ come primero. Con esto también evitas que sea dependiente de tus hábitos. Vale aclarar, ¡no lo alimentes con la mano!

Decisión
Recompensa el buen comportamiento de tu perro con un premio (galleticas o snacks) o con caricias. No obstante, cuando tenga conductas negativas, debes reprenderlo. Recuerda que, en cualquier situación, lo más importante es ser consecuente para que tu mascota termine comprendiendo lo que ‘está bien’ y lo que no.

Asientos sin pelo
No está bien acostumbrarlo al perro a acostarse en la cama o en los sillones, ya que de inmediato se pondrá a tu nivel y perderás el dominio. Además de que la ropa de los invitados quedará llena de pelos, en el caso de una visita, el animal se sentirá amenazado y puede tornarse agresivo para defender ese territorio acolchado que tú le has permitido gobernar.

No lo encierres
Es un error encerrar a tu perro en una habitación cuando llegan invitados. De inmediato se sentirá ignorado y hará un show completo de ladridos y, en el peor de los casos, acabará con los muebles. Haz todo lo posible para que desde pequeño se acostumbre a compartir la sala con la visita y que no se sobresalte por la presencia de niños pequeños. El secreto está en instruirlo desde cachorro con buenas prácticas de adiestramiento.

Aceptación
No sientas vergüenza por tu mascota y habla con tus invitados para que entiendan cómo se comporta. Cuando los extraños entran a casa, el perro estará muy ansioso por lo que debes explicarles que es mejor consentirlo únicamente cuando ya se haya calmado. De lo contrario, solo reafirmarán su conducta nerviosa e impertinente.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.