5 tips para que no jale la correa

Tu perro necesita que le enseñes a caminar sin jalar la correa. Ten presente que no nació con ese conocimiento, por lo que puede ser todo un desafío para ti.

La correa o traílla limita el comportamiento y los movimientos naturales de tu perro. Muchos quieren correr lo más rápido posible, explorar a su antojo o simplemente esperan orinar sobre cada cosa que se encuentran en su camino. Este tipo de comportamiento resultará molesto para ti, por lo que debes implementar algún método para enseñarle a andar con la correa.

Ten presente que no todos los métodos funcionan con todos los perros. Recuerda, además, que el primer paso es precisamente nunca permitirle jalar. Si eres poco consistente, tu perro continuará arrastrándote por las calles.

A continuación nuestras sugerencias para enseñarle a andar con correa:

  1. Usa el equipo correcto. Opta por un arnés o collar de ahogo, con el fin de tener mayor control sobre tu perro y evitar ser arrastrado por su tironazos. El collar de ahogo debe ser usado únicamente en perros con fuerte contextura física y cuello musculado, para el resto de peludos es mejor utilizar inicialmente un arnés.
  2. Escoge siempre el mismo lado. Si bien es cierto que por tradición en los concursos caninos los perros se llevan por el lado izquierdo, puedes escoger cualquier lado de acuerdo a tu conveniencia y a tu comodidad. Lo importante es que lleves a tu perro siempre por el mismo lado, para que la lección sea más fácil de aprender por tu mascota.
  3. Tú llevas el ritmo. Recuerda que tú eres el líder y quién decide la velocidad con la que se camina. Así que, si tu perro se te adelanta, debes pararlo inmediatamente y reforzarle que debe ir a tu paso. De igual forma, si te atrasa al caminar, lo correcto es que lo jales suavemente para indicarle que si no has bajado el ritmo no hay razón para que él lo haga. 
  4. Ofrécele una recompensa. Decide cómo vas a reforzarle a tu perro un buen comportamiento a la hora de caminar con correa. Una buena alternativa es un premio (galleta o alimento) para mantenerlo altamente motivado. Una vez el comportamiento está aprendido se le pueden dar otro tipo de premios, como por ejemplo liberarlo por un rato en el parque o permitirle que juegue suelto con otros perros. 
  5. Garantiza su concentración. Siempre inicia este tipo de enseñanzas en ambientes que no le permitan mayor distracción a tu peludo. Una vez va adquiriendo un mejor comportamiento al ser llevado con correa, podrás exponerlo a situaciones con mayor numero de agentes distractores.
Una vez que tu perro ha aprendido a caminar sin jalarte, considera realizar con frecuencia sesiones de reforzamiento con diferente duración y bajo diversas condiciones.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.