Las cinco manías más comunes en los perros

A veces los perros tienen comportamientos que nos pueden molestar. A continuación, algunos de los vicios más comunes, por qué se dan y unos cuantos tips que te ayudarán a evitarlos.

Cinco manías

Estos son algunos de los vicios más comunes de nuestros perros. Algo importante: ellos no tienen toda la culpa, así que ¡respira y cuenta hasta diez cuando hagan alguna de estas travesuras!

  • Ladrar mucho: tal vez no le prestas mucha atención a tu perro y por eso él tiene que llamar tu atención. Esto puede ser molesto para ti, pero también lo es para él. Más tiempo y cariño de tu parte podrían disminuir la costumbre de hacerse entender ladrando durante horas.
  • Agresividad con otros perros y otras personas: muchos veterinarios coinciden en que los perros hacen parte de nuestra familia y son la mejor compañía, pero no por eso los debemos humanizar. Los canes necesitan interactuar con otros o de lo contrario pueden llegar a atacarlos. 
  • Perseguir carros, bicicletas, motos o personas que corren: el etólogo Juan Camilo González indica que esta actitud se debe a que los perros persiguen, por instinto, las cosas que se mueven. Pero este mal hábito también tiene otra explicación, el can no ha tenido una buena socialización y por eso todo es “nuevo” para él, desde ver correr un carro o una moto, hasta ver pasar una bicicleta o una persona. 
  • Destruir cosas: esto se debe principalmente a que el perro está ansioso, nervioso o aburrido. Si no le has enseñado a manejar tu ausencia, él busca “rutas de escape” destrozando puertas, cortinas o ventanas. Este comportamiento también sucede cuando los cachorros mudan los dientes, pues les pican las encías y necesitan algo para morder.
  • Otros malos hábitos: a veces tu perro se rebela y no te hace caso, pide comida o jala la correa cuando sales a caminar con él.

Cinco tips

No hay necesidad de pegarle a tu perro o de hacerle sentir tu autoridad generándole desconfianza. Es más fácil el camino de la educación. A continuación, algunos tips para prevenir estos malos hábitos.

  • La educación 

Se requiere de tiempo, dedicación y sobre todo mucha paciencia. No lo regañes, no lo grites, dale confianza, corrígelo con decisión, pero con respeto, enséñale constantemente qué puede hacer y qué no. Todo esto implica que debes dedicarle tiempo y compartir con él. Cuando veas que hace  algo mal. inmediatamente debes corregirlo con un NO. Recuerda que la educación no se logra de la noche a la mañana.

  • La socialización

Para el etólogo, Juan Camilo González, es clave que el perro conozca otros canes y otras personas. Debe aprender a interactuar con su entorno. Es importante que tse acostumbre ver carros, motos o gente corriendo para que entienda cuando los ve que no debe orse detrás de ellos.  Ten en cuenta que la primera socialización se da entre la tercera semana y el tercer mes de vida del cachorro.

  • ¡Que no se aburra!

Asegúrate de que siempre tenga juguetes para que muerda y se entretenga, sobre todo cuando está solo. Sácalo a pasear a parques, ciclovías o pueblos para que aprenda a comportarse en cada lugar y no se ponga nervioso cuando sale a la calle. Trata de sacarlo para que no se aburra y empiece a destrozarlo todo.

  • Saber premiarlo

Cuando te obedezca, dale algunos snacks, pero solo al principio. No puedes abusar de este recurso o permitir que solo se comporte bien con la condición de recibir algo a cambio. De todas formas, no olvides elogiarlo y darle cariño constantemente. La mejor manera de que tu perro aprenda es con refuerzos positivos cuando consigue sus logros.

  • Algo de adiestramiento no viene mal

Nada mejor que cuando nuestro perro nos obedece y entiende todo lo que le queremos transmitir: ‘ven’, ‘vamos’, ‘quédate quieto’ etc. La comunicación entre dueño y perro es una gran ayuda para que al final se logre un 10 en conducta.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.