Instagram @gin4patas Instagram @gin4patas

Las 10 lecciones de paz que puedes aprender de tu perro

Si hablamos de reconciliación y de paz, tu perro te puede dar grandes enseñanzas para poner en práctica en la vida diaria.

Dicen que los perros son los mejores amigos del hombre. Son leales, olvidan rápido y no importa el día, la hora o el contexto, siempre están dispuestos a jugar y a gozarse el momento. Tal vez ese comportamiento nos sirve para darnos cuenta por qué muchas veces deberíamos imitarlos para ser prácticos, superar los problemas y dejar los rencores atrás. Estas son algunas lecciones que tu mascota te puede brindar para reconciliarte con la vida:

  1. Sé feliz y exprésalo

Los perros no tienen hora ni ‘momento ideal’ para ser felices. Se levantan todos los días moviendo la cola y disfrutan cada instante. Madrugan sin pensar en el dolor pasado y, sobre todo, gozan del presente sin estar preocupados por lo que pasará mañana. Trata de aceptar la vida que tienes y de ser feliz con ella. Vive cada mañana como si fuera la última, regocíjate por levantarte rodeado de los que amas, y di adiós a la rabia y a la mala energía.

  1. Di adiós al rencor

Perdona a los que te han lastimado, sin condiciones. No guardes rencores y no tengas miedo de mostrar arrepentimiento. Los perros no son orgullosos, no tienen prejuicios y no reclaman; cuando quieren demostrar afecto, lo hacen sin esperar nada cambio. Además, si se sienten mal, prefieren alejarse un momento antes de hacerle daño a su amo. Piensa que muchas veces reaccionamos de forma muy diferente con las personas que nos hieren; aprende a guardar silencio, a tomar distancia y a no juzgar a la ligera.

Te recomendamos leer: ¿Cómo saber si tu perro es feliz?

  1. Acepta las diferencias

Un perro tiene amigos perrunos de diferentes tipos, tamaños y razas; lo único que le importa a tu mascota es: ¡tener un amigo más para jugar! Aprende de eso: asómbrate con las cosas que nos hacen diferentes y ten empatía con personas de diferentes países, clases sociales y color de piel. La apariencia no debe ser un motivo de discriminación.

  1. Confía en ti mismo

Los perros que han sido criados con amor, son perros llenos de confianza y no tienen miedos. Así mismo, alimenta tu corazón con buenos sentimientos hacia ti mismo, confía en tu instinto, cuídate y deja que te cuiden.

  1. Sé leal

En el mundo de tu perro no hay nada más importante que tú. Así mismo deberíamos ver a las personas que cuidan de nosotros y nos aman: la familia y los buenos amigos. Respétalos, protégelos y dedícales el tiempo que se merecen.

  1. Escucha a tu cuerpo

Los perros tienen tiempos de descanso y actividad suficientes para que su cuerpo y mente estén bien. Duerme lo necesario y mantente activo para que puedas reaccionar bien ante los estímulos externos, goces de una mejor salud y estés receptivo con las personas.

Te puede interesar: El país en el que te dan licencia cuando tienes un perro nuevo en casa

  1. Sé real

Así como tu perro sale al parque y se ensucia, identifica las cosas que se salen de control y no puedes cambiar. Diviértete con las situaciones alegres, date tiempo para estar triste cuando el momento lo amerita y enfréntate a la vida con tu verdadera esencia.

  1. Maravíllate con todo

Cada día los perros ven su comida como un plato exquisito que, parece, nunca hubieran probado. Así mismo deberíamos ser agradecidos a la hora de nuestro almuerzo y deberíamos maravillarnos con cada pequeña cosa que nos rodea: los animales, la naturaleza, los nuevos descubrimientos de la ciudad; que todo sea motivo de alegría y de sorpresa.

  1. No seas un sabelotodo

Internet está repleto de videos divertidos de lo que hacen los perros: estrellarse con una puerta de vidrio, caerse en el agua o quedarse atrapado en un espacio pequeño. Ríete de ti mismo, no te tomes todo tan enserio y deja la vergüenza de lado.

  1. Cree en las segundas oportunidades

Los perros que han sido abandonados, no viven pensando en el maltrato al que fueron sometidos. Al contrario, aunque se vean temerosos, siempre están esperando una nueva oportunidad para ser amados y valorados. Aprende a que una caída no significa que todo será igual. Hay que aprender a perdonar para ser perdonados, y aspirar a un futuro mejor y más feliz.

Mira también: Las mascotas, la mejor cura para la depresión

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.