Amor en exceso

Nuestros peludos de cuatro patas son una fuente inagotable de cariño, pero ¿cómo manejarlos cuando desbordan esa energía en momentos inapropiados? Aquí te damos algunos tips.

No importa la raza, el tamaño o la edad, un perro amoroso siempre va a estar dispuesto a recibirte en la entrada de tu casa con saltos de alegría, un movimiento de cola y en muchas ocasiones un gran abrazo de bienvenida.

Es su naturaleza de acompañantes y protectores lo que genera este comportamiento, sin embargo, en algunas ocasiones nuestros amigos cargan tanta emoción que simplemente no pueden parar y quieren brindar en exceso su cariño a todo visitante de la casa, amigo, familiar, o conocido. Aunque nunca sobra el amor en la vida, es bueno saberlo manejar, por eso si quieres que tu perro se porte mejor, probablemente debes tener ciertos aspectos en cuenta.

Liberar su energía
Aunque su ímpetu es enorme, todo necesita un equilibrio, por eso es recomendable fomentar rutinas de actividad física con tu perro. Esto no solo servirá como esparcimiento para ambos, sino que también aliviará la ansiedad y el estrés de tu peludo. Largas caminatas por la ciudad o por el parque, o incluso correr con él si puedes. Que interactúe con otros canes o simplemente juegue a lanzar la pelota. Si no dispones de tiempo, es bueno que alguien de tu confianza lo haga por ti.

Un buen adiestramiento
Este punto es fundamental, pues un can bien entrenado es equilibrado y feliz. Si empleas, un correcto método de entrenamiento, o si pagas por él, verás que será mucho más fácil controlar su enorme alegría. Lo que siempre se recomienda es emplear el refuerzo positivo en nuestras mascotas para evitar el desarrollo de comportamientos agresivos; felicitarlos cuando hagan las cosas bien es una forma de hacerlo. Ignorarlo es otra estrategia que se puede utilizar cuando esté muy enérgico; eso le hará entender que no apruebas ese comportamiento, no lo toques ni hagas contacto visual con él.

Propicia ambientes tranquilos
Es bien sabido que el entorno contagia los estados de ánimo, por eso una mascota estará más tranquila en un ambiente sereno en el que no haya estrés, ruido o ansiedad, cosa que nuestros peludos perciben y pueden reflejar. Igualmente provéele en la casa juguetes para que se entretenga y si lo ves conveniente usa algunas pequeñas rejas para controlar de manera adecuada el espacio en el que se mueve tu mejor amigo.

Con paciencia y disciplina ese exceso de energía y amor puede ser manejado de la mejor manera.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.