Detrás de la colita

En muchas ocasiones te has divertido viendo como tu mascota se persigue la cola y en esa constante persecución hace cosas que parecen ser muy divertidas. Pero, cuando el comportamiento es repetitivo, hay que dejar de lado la risa y empezar a preocuparte.

Basta con echar un vistazo a algunos videos virales que se encuentran en Internet para darse cuenta que unos de los más graciosos y más comentados son aquellos en los que se muestra cómo los perros tardan horas persiguiéndose la cola, muchos sin lograrlo. Pero detrás de este comportamiento, se puede estar escondiendo un problema físico o comportamental, que de no ser tratado a tiempo puede generar molestias e incomodidades no solo a tu mascota, sino también a ti. Aquí, algunas de las causas frecuentes:

1. Separación temprana
Los cachorros necesitan pasar un tiempo con la madre, en el cual se aprenden las conductas necesarias para afrontar el mundo que los rodea. Además en esta época comparten instantes de juego con los hermanos; una vez separados de forma temprana, el perro perderá y necesitará encontrar nuevos compañeros de juego para no sentir la soledad.

2. Soledad
Esto sucede en perros adultos que pasan mucho tiempo solos en ambientes extraños que no les proporcionan ninguna novedad o entretención: no cuentan con otros compañeros o no tienen juguetes. Una vez habituados al nuevo lugar, el comportamiento se perderá.

3. Falta de socialización
Amos que no dedican un tiempo al día para que su perro haga ejercicio o socialice con otros animales, podrán observar conductas repetitivas como esta o quizá otros problemas como agresión o destrozos en casa.

4. Irritación
Cuando el perro sufre de picazón en la zona de la cola, intentará a toda costa alcanzarla para rascarla y morderla; esto puede deberse a alergias, pulgas u otros ectoparásitos. Por lo general viene acompañado de otros signos como: excesivo lamido de la zona, arrastrarse por el suelo en posición de perro sentado, alopecia de la zona, etc.

5. Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)
Expertos han encontrado que los perros también pueden desarrollar Trastornos Obsesivo Compulsivos debido a factores ambientales, nutricionales, traumas en etapas tempranas o por genética. Estos TOC se manifiestan más comúnmente en perros tímidos, nerviosos y miedosos a ruidos fuertes.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.