El embarazo psicológico, o pseudociesis, es un cuadro clínico que requiere de mucha comprensión y conocimiento. El embarazo psicológico, o pseudociesis, es un cuadro clínico que requiere de mucha comprensión y conocimiento. Foto: 4Patas.com.co

Mi mascota está preñada…¿o no?

¿Últimamente tu perrita ‘adopta’ a todos los juguetes de la casa? Este podría ser un de síntoma de embarazo psicológico. Pon mucha atención a todas las señales y asegúrate de encontrar el tratamiento adecuado.

En las manadas de lobos, la hembra dominante impide que otras se apareen. Sin embargo, después del parto, las que amamantan y cuidan de los lobeznos son estas últimas, cuyo ciclo hormonal se ha visto alterado. Ahora ellas parecen madres y defenderán a los que creen suyos. Este comportamiento también se ha visto replicado en los perros. El embarazo psicológico, o pseudociesis, es un cuadro clínico que requiere de mucha comprensión y conocimiento. Édgar Gutiérrez, director de la Clínica Veterinaria de La Salle, nos ayudó a responder algunos interrogantes al respecto.

Síntomas principales
Las manifestaciones de este desarreglo fisiológico suelen estar asociadas al tipo de pseudociesis y están clasificadas en tres grupos:

- Cuadro de preñez.
- Simulación del momento del parto.
- Lactancia prolongada

Signos físicos: aumento de tamaño de las mamas con extracción de leche, que técnicamente se llama ginecomastia con galactorrea, de manera que cuando tu veterinario te mencione esas palabras, ya sabrás a qué se refiere. También se presenta un aumento del diámetro abdominal. Las alergias son más constantes, hay caída notoria del pelo y, en la mayoría de los casos, se presenta inapetencia.

Comportamiento: es muy frecuente que se tornen agresivas, que busquen hacer un nido, adopten juguetes a manera de crías, muestren actitudes bastante maternales, no quieran salir a pasear y, algunas veces, hasta pueden presentar pujos.

El mito de la esterilización
Este cuadro puede presentarse tanto en hembras que hayan sido esterilizadas como en las que no, ya que obedece a un desequilibrio hormonal. No obstante, parece ser más común en un tipo de perras reconocidas como ‘especiales’, ya que el trastorno está asociado a una herencia atávica, es decir, a un gen que habría quedado inactivo y que, probablemente, estaba presente en sus abuelos o antepasados lejanos.

Causas
Suele presentarse de 40 a 45 días después del celo y, hasta el momento, los estudios indican que el motivo principal obedece a un desorden de las hormonas reproductivas.

¿Este trastorno es grave?
Normalmente, no. Lo es únicamente si la actividad de la glándula mamaria es abundante porque puede complicarse y desarrollar mastitis. En teoría, se dice que las hembras que presentan el cuadro que simula el embarazo, tienen tendencia a desarrollar un piómetra, que es una enfermedad originada por una infección y acumulación de secreciones. Esta también es muy frecuente en las perritas que han alcanzado la madurez sexual.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.