¿Qué hacer si mi perro tiene celos de mi pareja?

Sucede a menudo que con la llegada de alguien a tu corazón y a tu casa, tu peludo empieza a comportarse mal, a mostrar rechazo y celos frente al nuevo integrante. No te preocupes, aquí algunas recomendaciones para que puedan convivir en paz.

Lo primero que hay que tener en cuenta, es que dentro de la sociedad se ha llevado la idea de que los perros no sienten celos, sin embargo, Christine Harris, profesora de psicología de la Universidad de California en San Diego, realizó un experimento con 36 perros, para desafiar esta idea. En él, detectó la gran angustia que sienten los caninos cada vez que alguien o algo, usurpa el afecto de un ser querido.

¿Cómo saber si me encuentro frente a un episodio de celos perrunos?

Irritabilidad: el estado de ánimo de tu perro cambia con la presencia de tu pareja. Empieza a ladrar y a evitar que el nuevo integrante ingrese a lugares específicos de la casa, lo mismo sucede con la llegada de un bebé al hogar.

Posesividad: tu can no te deja ni para respirar, él da los pasos junto contigo y no permite que tu pareja se acerque a ti.

Agresividad: la reacción de tu perro ante la presencia de esa persona en casa, en ocasiones, se refleja en la destrucción de objetos.

Depresión: tu perro anda cabizbajo, no se inmuta a hacer ningún tipo de actividad, pues se siente rechazado.

Para evitar situaciones incómodas tanto para tu perro como para tu pareja:

Haz uso del bozal: toma esta medida en cuenta en caso de que tu peludo se vuelva incontrolable, para enseñarle así, que en el área donde está tu pareja, él también puede permanecer, pero con comportamientos tranquilos.

Nuevos amigos: es importante que tu perro y tu pareja se la lleven bien, por esa razón, permite que esta nueva persona, le dé recompensas a tu perro, lo acaricie, lo pasee y le juegue, para que tu peludo lo empiece a asociar con acciones positivas.

Dedícale tiempo: es normal que tu pareja y  tú estén en un idilio del amor, sin embargo, tu canino también necesita cariño y la misma atención que recibía antes de la llegada de esta nueva persona a tu vida. Así,  él entenderá que la presencia de alguien más en la casa es buena, pues recibe los mismos mimos que cuando él o ella no estaba.

Reedúcalo: se entiende que tu peludo siempre fue el centro de atención y que no esté acostumbrado a vivir con alguien más que no fueras tú, por esa razón, enséñale cuáles son las acciones que están permitidas o no, con el nuevo integrante. Esto le ayudará a entender cómo debe ser su comportamiento, tanto con él, como con cualquier otra persona que te visite.

No lo castigues: no pierdas la calma ante sus comportamientos, esto empeora la situación, háblale y corrígelo de una manera tranquila.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.