Existen métodos veterinarios para hacer que esos cachorros 'rechazados' sobrevivan. Sin embargo, alimentarse de la leche y calostro de su madre, y establecer un vínculo emocional con ella y sus hermanos, es esencial para el recién nacido. Existen métodos veterinarios para hacer que esos cachorros 'rechazados' sobrevivan. Sin embargo, alimentarse de la leche y calostro de su madre, y establecer un vínculo emocional con ella y sus hermanos, es esencial para el recién nacido. Foto: 4Patas.com.co

¡Mamá no me quiere!

¿Qué pasa cuando la hembra rechaza a uno o a varios de sus cachorros? ¿Pueden estar en peligro algunos de los nuevos integrantes de la familia?

Los recién nacidos necesitan el estímulo de su madre para orinar y defecar, así como para chupar el calostro y la leche, que les proporciona las defensas y los anticuerpos necesarios para el resto de sus vidas. Instintivamente, este trabajo lo hace la perra lamiendo a cada uno de los neonatos desde el momento del nacimiento y alimentándolos hasta que puedan recibir concentrado. No obstante, en promedio y según los expertos, 20% de las hembras rechaza a alguno de los cachorros de su camada. ¿Qué hacer en ese caso?
 
Selección natural
En ocasiones, las hembras apartan a uno o más perritos, pero no al resto, porque saben que esos pequeños tienen algún problema oculto que compromete seriamente su supervivencia y algún mecanismo las hace aplicar ‘la ley del más fuerte’.

Según los doctores Stefania Pineda, Álvaro Olivares y Miguel Ibáñez, de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid (España), “en determinadas ocasiones, las madres pueden actuar así para ajustar el tamaño de su camada, logrando que sea más fácil la adaptación a las condiciones ambientales y al aporte de alimento. Otras veces el canibalismo puede ser consecuencia del estrés nutricional de la madre, al igual que cuando existe la detección de animales enfermos, cuyo objetivo sería salvar al resto de la camada”.

Hormonas
Existen también factores hormonales que incitan a que la madre ataque a sus crías. La placenta produce cantidades apreciables de progesterona durante la preñez, pero estos niveles decaen en el parto con la expulsión de la misma. La progesterona presenta propiedades calmantes, y la diminución en dicha hormona puede precipitar la irritabilidad y la agresividad hacia los cachorros, especialmente si están ocurriendo otros disturbios al mismo tiempo.

Patología
En ocasiones, el comportamiento maternal se altera como consecuencia de una patología. Según Clara Inés Pulido, médica veterinaria de Cembiocol en Bogotá, “el ejemplo más frecuente es la mamitis, es decir, la inflamación de la glándula mamaria. Dicha alteración causa dolor, lo cual provoca que las hembras rechacen a sus crías cuando pretenden mamar. Los partos anormalmente largos y difíciles también pueden alterar el comportamiento maternal de la hembra”.

Existen métodos veterinarios para hacer que esos cachorros ‘rechazados’ sobrevivan, con fórmulas de lactancia y otros productos; sin embargo, alimentarse de la leche y calostro de su madre, así como establecer un vínculo emocional con ella y sus hermanos, es esencial para el recién nacido, ya que dichas interacciones marcan sus conductas sociales posteriores y su temperamento.  

Tips
¿Qué puedo hacer cuando mi mascota no acepta a sus perritos?
*

Separa a la perra de los cachorros de forma permanente y reúnelos únicamente bajo supervisión, teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones:
Días 1 al 8: cada dos horas.
Días 9 al 16: cada tres horas.
Día 16 hasta el destete (día 40): cada cuatro horas.

- Realiza masajes abdominales a los cachorros para estimular la orina y la defecación, después de cada comida.
- Si la perra es muy agresiva, puedes extraerle la leche y dársela a los pequeños con biberón.
- Como última medida, se le debe poner un bozal a la perra.

*Sugerencias de la criadora Mónica Luisa García y la veterinaria Clara Inés Pulido.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.