Los tapetes de entrenamiento para mascotas son el accesorio ideal a la hora de enseñarles dónde hacer sus necesidades. Los tapetes de entrenamiento para mascotas son el accesorio ideal a la hora de enseñarles dónde hacer sus necesidades. Foto: 4patas

Tapetes de entrenamiento

Los tapetes de entrenamiento para mascotas son el accesorio ideal a la hora de enseñarles dónde hacer sus necesidades.

Lograr que nuestras mascotas se acostumbren a usar determinados espacios para hacer sus necesidades puede convertirse en una tarea demasiado complicada. Para ello, se han diseñado los tapetes de entrenamiento (Wee-wee pads) que contribuyen a disciplinar mejor a nuestros perros en cuanto al uso de espacios específicos para defecar y orinar. 

Existen diferentes tipos que se ajustan a los gustos y/o necesidades de cada amo. Uno de ellos se asemeja al césped tanto en el color como en la textura de su superficie. Esto hace que el perro también se acostumbre a usar otros espacios cuando nos es posible sacarlo a pasear y no se resista a hacer sus necesidades en lugares diferentes al tapete. El segundo tipo es el superabsorbente, que contiene un tipo de polímeros que represan los líquidos y neutralizan completamente el olor de la orina. Este también expele un olor particular que puede ser percibido únicamente por los perros haciendo aún más llamativo el espacio. 

El tercero es similar al primero en la medida en que imita el césped, pero cuenta con dos capas sobre un contenedor que permite el almacenamiento de líquidos por algún tiempo. La primera capa está hecha con pasto sintético diseñado especialmente para dejar que los líquidos pasen hacia la segunda capa, hecha de un material antihumedad, la cual mantiene el pasto seco. Es importante considerar las condiciones bajo las cuales se va a utilizar el tapete, estas dependen del tiempo que pasemos en casa con nuestra mascota, su tamaño, peso y la cantidad de veces al día que hace deposiciones tanto líquidas como sólidas. Así será fácil poder reconocer cuál es el que más se acomoda a nuestros requerimientos. 

Tips 

1. Destina un espacio único para ubicar siempre el tapete de entrenamiento funcional. Si lo haces de manera diferente es posible que tu perro se sienta confundido y no logres un entrenamiento adecuado. 
2. Si te es posible, reserva algún momento del día para acompañar a tu perro y mantenerlo en el espacio en el cual lo ubicaste, así quiera dejar el lugar. Esto permitirá que sea consiente del espacio y de su funcionalidad.
3. Ubica varios tapetes en el espacio destinado los primeros días de entrenamiento. De esta manera, el perro entenderá cuál es su objetivo, se familiarizará con ellos y, posteriormente, cuando pongas solo uno, ya sabrá dónde puede hacer sus necesidades. 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.